Tipo de cambio:

Compra: 3.302

Venta: 3.306


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 24

de junio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

DE COMAS A SAN JUAN DE LURIGANCHO

Uniendo gigantes

Los vecinos de San Juan de Lurigancho, el distrito más poblado de Lima, y de Comas prefieren conectarse, ahorrando tiempo y dinero, usando la vía informal del ‘Pasamayito’. El alcalde de Lima ha indicado que hará realidad el teleférico que unirá SJL con Independencia, una forma segura y rápida de enlazarse con Lima Norte.

5/1/2019


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Se llama ‘Pasamayito’ la curvilínea vía que sube desde la avenida Revolución, en Collique, Comas, serpentea por un camino polvoriento, baches al por mayor y precipicios que se salvaguardan solo con palos. Llega hasta el anexo 22 de Jicamarca, San Juan de Lurigancho, al otro lado de Lima, la desbordante. ‘Pasamayito’. Le pusieron ese sobrenombre a la vía por la cantidad de curvas que la conforman. 

Haciendo uso de la capacidad innovadora de los peruanos, el 2018 los vecinos le adosaron un ramal que va hacia el asentamiento humano Los Ángeles, al costado de un cementerio pequeño, al pie de José Carlos Mariátegui, SJL, para desplazarse más rápido hacia la avenida Canto Grande, en el corazón del distrito más grande de Lima. Y todo en poco más de 30 minutos.

000

“Queremos dejar de comer polvo”, le dijo la señora Carmen Guayllahuaman al entonces candidato a la alcaldía de Lima Jorge Muñoz, cuando el año pasado llegó a esta esquina de la ciudad llamada Buenaventura, en la novena zona de Collique. Allí donde dobla el viento.

Muñoz prometió asfaltar el famoso ‘Pasamayito’. Los que transitan esta vía a diario rezando esperan que el burgomaestre cumpla con su palabra y convierta esta “trocha auxiliar de emergencia” en parte de un anillo vial. Porque ‘Pasamayito’, aunque tenga zonas con un ancho menor a los 16 metros, ahorra tiempo –ergo, dinero– y conecta la colosal SJL con Comas. Además, de ahí se enlazará rápidamente con la carretera entre Carabayllo y Puente Piedra, que lleva hacia Ancón y el Norte Chico (Huaral, Barranca).

Desde hace dos años, en jornadas semanales, Guayllahuaman, junto con dos adultos mayores, se encargan de tapar los huecos de la mitad del cerro de Buenaventura y darle una regada con agua de cisterna a la pista. También actúan como elementos disuasivos con su letrero ‘Baje la velocidad’ para los que vienen a toda velocidad desde arriba y así evitar accidentes, que ya se han llevado algunas mascotas. Como es zona de lluvias, se tiene que nivelar la pista echando un par de volquetes de piedra chancada de vez en cuando. Es la única manera de mantener la pista. Por eso, piden un sol de peaje en la tranquera. En la otra mitad del cerro, correspondiente a SJL, también se hace lo mismo.

000

“¡Es lejísimos!”. Anabel Lima no vio a su hermana Celia en Navidad, sino recién el jueves. Se visitan excepcionalmente porque eso de trasladarse del AA. HH. Manuel Scorza, en las faldas del distrito de Independencia, en Lima Norte, hasta la panza de San Juan de Lurigancho, es una travesía para la que faltan monedas y horas al reloj.

La señora Lima debe tomar cuatro carros y una mototaxi: una combi hasta el paradero ‘Farmacia’ (50 céntimos), de ahí un ómnibus hasta Acho (varía de 1 a 1.50 soles); otros 1.50 a 2 soles hasta la estación Bayóvar del Metro de Lima, más 50 céntimos en otra combi y los últimos 50 céntimos en mototaxi hasta la casa de su hermana. Es decir, 4 a 5 soles solo en la ida y hablamos de un único pasajero. Por suerte, solo tiene una niña, pero ahora en verano ya no la carga y debe pagar su pasaje, lo que significa duplicar el presupuesto. Entre ida y vuelta de ambas suman 20 soles y alrededor de cuatro horas de viaje. Así que Anabel y su hermana, aunque viven en la misma ciudad, prefieren solo hablarse por teléfono.

Jaquelin Quezada, del AA. HH. Nueva Generación no conoce SJL, solo sabe que ir hasta Caquetá le toma una hora. Su hermana Joselin recuerda que para salir desde esta parte de Independencia siempre hay que pensar en tomar de dos a tres carros: por lo menos una combi hasta la estación Naranjal o al grifo de Izaguirre, en la avenida Túpac Amaru, y de ahí continuar la travesía de extramares.

000

El alcalde de Lima Metropolitana, Jorge Muñoz, ha prometido que en su gestión priorizará la construcción del teleférico que unirá Independencia con SJL, con lo que reducirá la ruta a menos de 30 minutos.

En la estación San Carlos del Metro de Lima, a donde llegará el futuro teleférico, la señora Ana Mogaburo, vecina de la zona, dice que sería bueno, aunque ella prefiere movilizarse a otros puntos de la capital por el tren porque los ómnibus le hacen perder tres o cuatro veces más tiempo. Solo desea que las autoridades de Lima, SJL e Independencia se pongan de acuerdo y trabajen juntos en el proyecto.

“Todo lo que es adelanto, como lo del teleférico, podría dar resultado”, opina don Jesús Véliz, que vive en SJL. También tiene familia en Comas, pero no la frecuenta mucho, justamente por las distancias que hacen “recontradifícil” ir a visitarla: con transbordos, pérdida de tiempo y la incomodidad de viajar en los micros. Espera que el alcalde cumpla y que no sea solo un anuncio emocionado por recibir el cargo. “Una cosa es el mapa y otra la carretera; pero sí debe hacerse. Será muy ventajoso para todos los que vivimos en ambos lados de la ciudad”.

Dato

300 millones de soles costará construcción de teleférico.