Tipo de cambio:

Compra: 3.284

Venta: 3.287


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 14

de agosto de 2018

EDITORIAL

Urge una ley antimonopolio

La compra del 100% de las acciones de la empresa Quicorp, dueña de las cadenas de farmacias BTL, Fasa y Mifarma, por parte del grupo Intercorp, propietaria a su vez de las farmacias Inkafarma, ha generado un intenso debate respecto a una posible concentración del mercado farmacéutico en un solo grupo económico, lo que puede desembocar en un incremento de los precios de los medicamentos.

30/1/2018





Como consecuencia de esta operación, Intercorp tendría una participación mayoritaria en el mercado de las cadenas de farmacia en el Perú, lo que a decir de los críticos de esta situación podría derivar en abuso de la posición de dominio, que dejaría poco espacio a la competencia y a la libre elección del comprador peruano.

Representantes del Gobierno, como el Ministro de Salud, gremios profesionales como el Colegio Químico Farmacéutico, organizaciones de defensa del consumidor y representantes parlamentarios se han pronunciado sobre la adquisición.

Indecopi recuerda que en el Perú, a diferencia de otros países, no existe una ley de control de concentraciones o fusiones que permita revisar la compra de empresas competidoras. Así, esta institución encargada de custodiar la libre competencia en el mercado no puede prohibir ni condicionar ese tipo de operaciones.

Por ello, es necesario que el Congreso de la República inicie el debate de las iniciativas legislativas que lleven a ordenar el mercado de adquisiciones y fusiones en el país, y a otorgar a entidades como Indecopi la vigilancia de esas transacciones.

No obstante lo anterior, Indecopi se ha comprometido a vigilar que el grupo empresarial que ha comprado las cadenas de farmacias no incurra en actos de abuso de posición de dominio o impida a las farmacias independientes competir activamente en el mercado.

Este organismo recuerda, además, que en el 2016 se sancionó a cinco cadenas de farmacias porque celebraron un acuerdo secreto para elevar el precio de 36 productos farmacéuticos y afines, y se les ordenó desarrollar un programa de prevención de incumplimiento de las normas de libre competencia, que se encuentra en ejecución.

Ante esta situación, es fundamental que el Congreso asuma el rol que le corresponde y apruebe de manera prioritaria una ley contra los monopolios y oligopolios, que regule este tipo de transacciones, garantizando la libre competencia y elección del consumidor, sin que eso afecte el flujo de inversiones que necesita el Perú.

En realidad, una ley antimonopolio se viene discutiendo desde inicios de siglo, cuando una situación parecida se produjo en el mercado de cervezas.

Es imprescindible tener en cuenta que Chile, Colombia y Brasil, países de economía de libre mercado como el nuestro, cuentan con una norma al respecto.

Es urgente que el Congreso se pronuncie, más aún cuando ahora hablamos de un elemento tan sensible como son los medicamentos, de cuya comercialización depende la salud de un pueblo, el acceso de los sectores vulnerables y, por supuesto, la vida de las personas.