Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

Vacunación garantizada

“Con la promulgación del decreto supremo, las entidades del Estado ya se encuentran facultadas legalmente para emprender las acciones económicas que posibiliten la llegada al país de este esperado producto”.

11/9/2020


Debido a la inexistencia de un medicamento eficaz contra el covid-19, la expectativa del mundo entero está centrada en la labor de un grupo de laboratorios de diversos países que trabajan a toda velocidad con el propósito de conseguir lo antes posible una vacuna que genere en el organismo de los seres humanos una respuesta inmunitaria eficiente contra el virus y brinde una protección duradera contra el contagio.

A la fecha, laboratorios de China, Rusia, Estados Unidos, el Reino Unido, Italia, entre otros países, pugnan por culminar la fase de ensayos y comunicarle al mundo que han fabricado el ansiado compuesto. La mayoría de estos esfuerzos se hallan en la fase 3, es decir, en la etapa en la que la vacuna es inoculada a un grupo de voluntarios con el fin de verificar su efectividad y descartar cualquier efecto negativo.

De acuerdo con especialistas, la vacuna estaría lista recién el próximo año y se espera que la inmunización masiva se extienda, por lo menos, hasta el 2022.

No obstante, el Gobierno del Perú está actuando de forma correcta al dictar con la mayor anticipación posible las disposiciones necesarias para asegurar la adquisición y la posterior distribución de este compuesto. El miércoles pasado, el presidente de la República, Martín Vizcarra, informó al país sobre la aprobación de un decreto supremo que establece medidas extraordinarias en el ámbito económico y financiero con la finalidad de asegurar la llegada al país de la vacuna. Para ello, informó, el Ejecutivo mantiene conversaciones con al menos seis prestigiosos laboratorios orientadas a cerrar el acuerdo de compra, ya que se exige que el Estado interesado en adquirirla efectúe el depósito de una garantía.

Con la promulgación del decreto supremo, las entidades del Estado ya se encuentran facultadas legalmente para emprender las acciones económicas que posibiliten la llegada al país de este esperado producto.

El siguiente paso que deberán dar nuestras autoridades es empezar a diseñar el esquema de distribución de la vacuna. Al respecto, se ha comentado, y nos parece un acto de justicia, que los primeros en ser inmunizados, una vez que se cuente con una vacuna eficaz en nuestro país, sean el personal sanitario y el de los cuerpos de seguridad que están en la primera línea de lucha contra el coronavirus. De ese modo se evitará que este valioso equipo humano caiga enfermo y, además, será también un homenaje a los mártires de la salud que sucumbieron por proteger la vida de los peruanos.

Un segundo grupo poblacional en recibir la vacuna con prioridad podría ser aquel en situación de riesgo por la presencia de comorbilidades, así como los sectores vulnerables por su condición de pobreza.

El reto del Gobierno es diseñar un esquema de distribución e inmunización que abarque al total de nuestra población. No será tarea fácil dado que somos más de 30 millones de habitantes, pero por esa razón urge comenzar a trabajar en esquemas que permitan llevar a cabo ese proceso con la mayor rapidez posible y de forma igualitaria para todos.