Tipo de cambio:

Compra: 3.360

Venta: 3.365


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 15

de octubre de 2019

Vida saludable

La actividad física contribuye favorablemente al tratamiento de diversas enfermedades.

6/8/2019


La actividad física es hoy  la mejor recomendación para ayudar a superar con éxito un sinnúmero de dolencias. Así contribuye principalmente al tratamiento de pacientes con diabetes, hipertensión arterial y otros problemas cardiovasculares, ya que optimiza la captación de oxígeno y acelera el proceso de recuperación.

“Realizar ejercicios aeróbicos al aire libre, como sesiones de baile, realizar caminatas o practicar natación o ciclismo, ayuda a reducir el colesterol LDL (conocido como colesterol “malo”) y previene el hígado graso”, explica Nicolás Zavaleta, endocrinólogo de Sisol Salud.

Y si todo ello, además, se complementa con una alimentación balanceada y saludable, tendremos pacientes con una gran mejoría. Hacer actividad física también disminuye la presión arterial, minimiza el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas.

“La actividad física es vital para las personas que sufren diabetes porque reduce la glucosa en la sangre y la resistencia a la insulina, además de mejorar el estado mental y físico del paciente”, agrega el especialista.

No obstante, el doctor Zavaleta precisa que los pacientes con enfermedades crónicas, como las ya mencionadas, deben evitar la fatiga extenuante o los deportes que generen mucho desgaste físico.

“Todo tiene que ser progresivo, pueden realizar ejercicios de resistencia, como pesas, bandas, flexiones o sentadillas moderadas, dos o tres veces por semana con entrenamientos cortos que no sobrepasen los cuarenta minutos”, advierte.

El especialista enfatiza que los deportes no son exclusivos para personas sanas o aquellas que deseen bajar kilos de más, “con la práctica del deporte también se reduce la fatiga propia de algunas enfermedades y la severidad del dolor articular y muscular”.