Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

APORTES

Vuelven las décimas

Así como en 1900 se hacían canciones a los pregoneros, [ahora] hay otros temas que tratar.

2/8/2020


Sergio Salas

Abogado, Músico criollo

Dentro de nuestra cultura popular existe un género que hoy en día muy poco se practica: La décima. En una anterior columna he hablado sobre este género, pero conviene explicar de forma sencilla (porque en realidad existen más reglas, un poco más complejas) que la décima es una estructura conformada de diez versos, los cuales deben mantener un sentido en la temática, una métrica establecida y, además, deben rimar en sus terminaciones. Hay también las llamadas “décimas de pie forzado”, que son aquellas a las que se le antepone una copla o cuarteta. Así, la copla (que tiene cuatro versos) será la que mande en el desarrollo de la décima y cada verso de la cuarteta será el verso final de cada décima que continúe. Sin duda alguna es todo un arte el componerlas, y también es un arte el rezarlas o cantarlas.

Existen, además, registros de audio y video donde antiguos personajes cantaban las décimas acompañados de un toque de guitarra que podía ser en tonalidad mayor o menor. Inclusive, a ese acompañamiento del canto de las décimas se le llamaba socavón, y el investigador José Durand mencionaba también que la décima se practicaba no solo en la ciudad sino también en el campo.

En el Perú, cuando hablamos de décimas, inmediatamente se recuerda al gran Nicomedes Santa Cruz y, ¡cómo no!, Nicomedes ha sido un fenómeno en el género, y creo firmemente que es un modelo para estudiar y tener como referente. Han existido muchos otros, tal vez menos famosos, pero que han contribuido a este género, e inclusive en el norte del país se ha practicado mucho también la décima.

Es importante conocer qué pasó en nuestra historia, pero si solo repetimos lo que ya se ha hecho, pues no avanzamos y aquello que no avanza tiende a morir. Por eso es tan importante el crear, arriesgarse a hacer algo nuevo. El mundo es de quien se arriesga, sin importar lo que diga el resto.

Justo antes del inicio de la cuarentena tuve la oportunidad de leer un libro que recién había sido publicado. El título de este es La Cara Ajada y el autor es Fernando Rentería. Primero hablaré del autor. Conozco a Fernando hace muchos años. Hemos coincidido desde hace casi veinte años en numerosos lugares donde se hacía música criolla y en más de una oportunidad hemos tenido largas charlas sobre nuestra canción y su problemática actual. Él es cantautor, es decir, crea y canta sus propios temas, todos con un lenguaje actual, y además yo siento que respeta la tradición de nuestra música, pero no excluye la posibilidad de que el artista experimente nuevas formas de presentación, como la fusión. Por ello en una de sus canciones ha plasmado esta frase: “(…) decimos cantando un vals de esos con sabor de antaño, con quimba y ritmo peruano y su toque de fusión (…)”. Pero Fernando no se conformó con la composición, sino que incursionó en el mundo de la décima y la improvisación. Recuerdo que una vez coincidimos en el set de un programa de televisión y el presentador lo comprometió para improvisar algo, y él no se amilanó y nos sorprendió a todos con una décima improvisada ahí mismo. De ese día guardo una frase que él dijo y que hoy le doy toda la razón: “Las canciones deben seguir contando lo que pasa en nuestra sociedad. Así como en 1900 se hacían canciones a los pregoneros, en el 2013 (año en que fue esa entrevista) ya hay otros temas que tratar”. Y este libro que hoy comento hace justamente ello, pero en décimas. Tenemos temas como “El Chuponeo” o “No se cae, se desploma” y otros que causarán mucho interés en el lector desde la primera página. Sin embargo, voy más allá. Este libro podría abrir una nueva etapa en la décima peruana, no solo para los que gustan de este género, sino para los jóvenes en los colegios del Perú. Recuerdo que en mi colegio era obligatorio participar en concursos de declamación. ¿Por qué no declamar una décima? Y cuando el alumno indique que la décima le pertenece a Fernando Rentería, autor contemporáneo, y que además ha sido extraída de un libro nuevo, esto generará interés no solo entre sus compañeros sino entre sus propios maestros. Alumnos de hoy recitando obras de hoy. Esto es la continuidad en el género y podría ser la llave para que se fomente la composición de nuevas décimas en el Perú.

Desde aquí felicito la publicación de este libro, al autor y a los que han trabajado para editarlo. Si hay que resaltar los buenos trabajos, este es uno de ellos, y no puedo dejar de hacerlo. La décima vive y es nuestro deber hacerlo público.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.