Tipo de cambio:

Compra: 3.302

Venta: 3.306


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 24

de junio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

LEYENDAS

Wyatt Earp: el comisario que sí existió

El 13 de enero de 1929 de hace 90 años, mientras nacía el famoso premio de cine Óscar, dejaba de existir con ochenta calendarios cumplidos un personaje que se convirtió en leyenda, pues permitió entender cómo funcionaba el Viejo Oeste norteamericano. Contra lo que muchos piensan, Wyatt Earp, el mítico sheriff del western estadounidense, fue en realidad un policía de carne y hueso, incorruptible, que sentó sus reales en el legendario Arizona de fines del siglo XIX.

12/1/2019


Javier Alejandro Ramos

Periodista

Wyatt Earp nació en Monmouth, Illinois, el 19 de marzo de 1848. Era hijo de granjeros y tenía dos hermanos mayores, Virgil y Morgan. Fue vaquero y cazador de búfalos, y tras algunos robos y otras correrías que lo calificaban más como un delincuente habitual que como un hombre pegado a la ley, sorpresivamente hacia 1876 se alistó en la policía, fue alguacil ayudante del comisario Charles Basset en Dodge City, Arizona. Era osado y muy drástico con quienes violaban la ley, fue respetado por la población y temido como odiado por los delincuentes. Por aquellos años, hizo amistad con un dentista aficionado al póquer y la bebida, llamado Doc Holliday.

El famoso tiroteo en el corral OK de la ciudad de Tombstone narrado en varias películas ocurrió realmente. En esa población, Virgil y Morgan Earp se habían instalado como marshalls (comisarios) y pidieron a Wyatt unírseles. Tenían una pésima relación con los miembros de las familias Clanton y McLaury que no aceptaban que unos forasteros tuvieran autoridad sobre ellos. En el tiroteo, que enfrentó a los Earp y Holliday contra sus enemigos, fallecieron un Clanton y dos hermanos McLaury.

Tras el juicio, los Earp y Holliday fueron liberados, pero los sobrevivientes de las familias contrincantes mataron a Morgan y dejaron inválido a Virgil. Wyatt Earp los persiguió por un tiempo hasta que vengó la muerte de sus hermanos.

Se mudó a Los Ángeles, California, donde vivió varios años al lado de su compañera, la bailarina Josephine Sarah Marcus. Se dice que en Los Ángeles asesoraba a los actores que encarnaban a cowboys en la naciente industria del cine en Hollywood, y se dice que un jovencísimo John Wayne aprendió algunas cosas de él. Y fue en esta misma ciudad donde la muerte lo sorprendió.

Wyatt Earp es uno de los personajes americanos que más veces ha sido encarnado en el cine. En Duelo en el corral OK fue interpretado por Burt Lancaster; en Pasión de los fuertes por Henry Fonda; en Tombstone, Kurt Russell tuvo esa dificil tarea; y en Wyatt Earp, Kevin Costner asumió el encargo. En otras películas Earp tuvo el rostro de Randolph Scott, George O’Brien, Joel McCrea, James Stewart, Will Geer, James Garner y muchos otros. Fue una verdadera leyenda.