Tipo de cambio:

Compra: 3.515

Venta: 3.519


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 3

de julio de 2020

Y Germán volvió con su familia (crónica)

Para el INSN SB, los patrones de quemaduras de niños han cambiado durante los últimos cinco años, pero ni la actual emergencia por el coronavirus hace disminuir el número de casos que atienden. Ericka Crespo cuenta la historia del menor de sus hijos.

24/6/2020


José Vadillo Vila


El día que se repartían las canastas de víveres, en su barrio, en el distrito Surquillo –“la eterna cicatriz que se divorcia de Miraflores”, dixit Eloy Jáuregui- recuerda Ericka Crespo que todos salieron corriendo de casa, como en maratón. Y uno comprende las necesidades básicas, claro. 

Pero tanto fue el apremio por los acopios, por los artículos de primera necesidad cuando todo escasea por el mentado coronavirus, que, en segundos, Ericka se olvidó de la olla que su hermana había dejado hirviendo en el fogón de la cocina, un mueble alto. Bastó un roce y a la olla le ganó el peso y la gravedad; el trasto con el agua hirviendo cayó de lo alto sobre Germán, el último hijo de la señora Crespo. 

No lo olvidará la fecha ni los gritos encrespados de Germán, el Benjamín de la familia. La tragedia sucedió el viernes 8 de mayo. Toda la espalda y el pecho de su hijo quedaron en piel viva. 

De emergencia llevaron al niño de Emergencia del hospital Casimiro Ulloa, en la avenida Angamos. Ahí le practicaron la prueba molecular. A la espera de los resultados, German estuvo por tres días en un cuartito, junto a su madre, hasta que llegaron los resultados y dieron a la señora Crespo la noticia: para colmo, su hijo era paciente asintomático del nuevo coronavirus. 

“Si no llevaba a mi hijo al hospital, no me enteraba que él estaba con el covid”, recuerda Ericka. Pasó el Día de la Madre junto a su hijo en ese cuartito del Casimiro. No lo olvidará. 

Al día siguiente encontraron cama en el Instituto Nacional del Niño de San Borja (INSN SB) y trasladaron a Germán. Le pusieron injertos para cubrir las heridas. Se quedó hospitalizado durante 23 días. 

Para que no se aburra, le dieron un teléfono celular. Era su contacto su diario con su familia, para que juegue y no se aburra. 

“Ya se le secó la herida”, dice la señora Crespo, que trabaja en el área de limpieza, pero por la pandemia del covid-19 ha quedado desempleada. Germán es el último de sus cuatro hijos. 

El dieron que le dieron de alta a su vástago, Ericka no pudo besar a su hijo: todo su amor de esos 23 días sin verlo, lo transmitió acariciándole las manos. Desde entonces, el cirujano a cargo de su caso, se comunica con la señora Crespo y Germán mediante videollamadas. En el INSN SB le dieron pastillas para 30 días y un spray para que ayude a sanar las heridas. 

“Mi hijo ya está tranquilo. Está comenzando a estudiar por clases virtuales. Se ha atrasado, pero la señorita del colegio ha sido comprensiva, y le están mandando las tareas”, dice la mamá. El viernes 26, Germán irá a su primera consulta externa. 


Reinicio de actividades
Uno de los 8 ejes de atención del nosocomio samborjino es el Área de Atención Integral del Paciente Quemado.

Hace una semana, la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Quemados del INSN SB ha vuelto a funcionar después del cierre temporal porque varios integrantes de ese equipo de trabajo dieron positivo al covid-19, cumpliendo sus labores. 

Cuatro de las seis camas de esta UCI por ahora están ocupados. El último paciente llegó el martes derivado desde una clínica privada. Lamentablemente, ni la actual cuarentena disminuye la cantidad de accidentes por quemaduras.

“Hay una periodicidad de los casos de niños quemados. Ahora tenemos un poco menos casos que antes de la pandemia. Sucede que ahora muchos niños se queman con líquidos hirviendo porque sus familiares hacen la vaporizaciones e inhalaciones (para contrarrestar el coronavirus)”, comenta el doctor Antonio Zopfi Rubio, director general del INSN SB.  


Cambio de patrones
Fuera de las víctimas de la tragedia de Villa El Salvador (producto de la deflagración de un camión de gas, el 23 de enero), Zopfi explica que los patrones de quemaduras han cambiado: 

Hasta hace 5 años, prácticamente todos los casos de niños quemados se daba por “fuego directo”. Hoy, el principal motivo son las quemaduras por líquidos calientes: agua caliente, leche, sopa, principalmente. 

Datos: 
-El INSN SB tiene 312 camas ocupadas; de ellas, 59 pertenecen a las UCI de las distintas áreas. 
-Hoy este centro hospitalario nivel III-2 de alta complejidad, celebra siete años de atención al público. 
-Aquí se han realizado más de 25 mil intervenciones quirúrgicas a niños y adolescentes con patologías complejas.