Tipo de cambio:

Compra: 3.402

Venta: 3.404


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 3

de junio de 2020

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES

Ysella Cruces Villar: “Puedo salvar de morir a muchas mujeres”

No le importa ir a barrios alejados o peligrosos para ayudar a las víctimas de la violencia.

11/3/2020


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es psicóloga e integra la Unidad Distrital de Víctimas y Testigos de Lima Centro del Ministerio Público (MP), una de las 40 unidades establecidas en el país para atender casa por casa a víctimas de la violencia. Notifica personalmente a las que viven en la zona de su trabajo para ofrecerles servicios legales, psicológicos y sociales.




Hasta hace un quinquenio, Ysella Cruces Villar laboró en una institución donde orientó psicológicamente a menores con discapacidad neurológica o física, y a los padres también para que la convivencia familiar sea saludable emocionalmente y enfrenten así las dificultades que les depararía el problema de salud de su ser querido.

Aunque es psicóloga especializada en problemas de aprendizaje, después de esa experiencia se presentó a una convocatoria del MP para asesorar a las víctimas de violencia, y gracias a lo aprendido, puede afirmar que son personas que necesitan mucho apoyo, pues en su mayoría son mujeres que normalizaron el maltrato en su relación de pareja

“Trabajo con ellas sus emociones, son víctimas de delitos comunes como agresiones físicas, psicológicas, violación e intento de feminicidio. Estas personas llegan a nosotros con pensamientos distorsionados, recurrentes, como que es normal que les peguen porque están borrachos”, cuenta.

Otras veces es peor, agrega, pues muchas mamás afirman que su niña cuando crezca no recordará que fue testigo de maltratos en casa o víctima de violación. Se le encoge el corazón al escuchar cómo minimizan las consecuencias que pueden tener en su familia esos dramáticos episodios. La otra cara de la moneda es que se culpen de todo, dice.

Misión imposible

Ysella, como cada psicóloga de las unidades, tiene como misión tratar que esas nociones distorsionadas cambien, y por ese motivo, los planes de actividades han cambiado en el MP. Gracias a la Estrategia 360°, esta profesional de la salud mental ya no espera a que las víctimas lleguen al local para pedir ayuda.

No. Ahora va a su casa, no saca cuerpo; por el contrario, se siente más comprometida con su misión, pues sabe que debe evitar que alguna muera en manos de su agresor. De niña, recuerda, durante sus años escolares, defendía a sus compañeritas que eran víctimas de bullying.

Tal vez por eso no repara en realizar largas caminatas por asentamientos humanos de San Juan de Lurigancho, por ejemplo, hasta ubicar la casa de la persona afectada, o subir cerros en Chosica para entregar personalmente la cédula de notificación a la víctima para que acuda al local a ser informada sobre su caso, reciba ayuda terapéutica o legal.

“Tratamos de centrarlas, de convencerlas de que serán asistidas. Entregar la notificación personalmente es muy eficaz ,pues de 100 personas, 80 van a nuestro local. Si no vienen, las volvemos a visitar, sobre todo a las que están en riesgo. Vemos en su rostro la sorpresa por recibir ayuda. Es una alegría indescriptible. Siento mucha gratificación”.

Oportunidad

Ysella nació en La Oroya y recuerda su niñez tímida. Rememora a su papá drástico y a su mamá sumisa, pero emprendedora. La psicología fue para ella una luz que le permitió comprender a sus progenitores.

Ahora tiene una certeza: “Puedo salvar a muchas mujeres de morir, eso me da entereza y hasta felicidad porque sé que necesitan nuestra ayuda. Las apoyamos con toda la decisión posible. Estamos todos los días en sus casas de 10:00 a. m. a 7:00 p. m., muy dispuestos a que confíen en nosotros”.

Hoja de vida

Estudió psicología en la USMP, después hizo una segunda especialidad en Psicopedagogía, en la PUCP.

Siguió la maestría de Evaluación y Diagnóstico en la Psicopedagogía, de la Unifé.

Fue coordinadora del Departamento de Psicopedagogía en el centro ARIE en Villa El Salvador.