Tipo de cambio:

Compra: 3.421

Venta: 3.422


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 2

de junio de 2020

Zaña, un poblado afroperuano en medio de la cuarentena

Distrito chiclayano registró sus primeros siete personas que salieron positivas al covid-19, después de casi 60 días de cuarentena con cero casos.

20/5/2020


José Vadillo Vila


Hasta la semana pasada cuando la región Lambayeque registraba 3,864 casos de covid-19, el caluroso distrito de Saña, provincia de Chiclayo, donde más del 80 por ciento de sus habitantes se dedica a las labores agrícolas, presentaba cero casos. ¿Cómo logró mantener esta cifra por casi 60 días? 

En el transcurso de los últimos siete días, se dieron a conocer siete casos positivos de covid-19. “En realidad, son pocos casos”, dice el alcalde distrital de Saña, Luis Urbina. Y claro, solo la ciudad de Chiclayo suma más de 1,400 casos. 

Han dado cuatro casos positivos a covid-19 en Salgur -el segundo poblado más grande del distrito- y otros tres, en Zaña pueblo, el más grande de la jurisdicción. “Ya se han dado de alta a dos pacientes, uno en Zaña y otro en Salgur, nos quedan cinco casos y para ello estamos trabajando con los centros de  salud”, dice el alcalde. Zaña con “z” es la capital de Saña distrito.

El médico jefe del centro de salud de Zaña –que integra con un representante de la policía, otro del Ejército y el alcalde el comando covid-19 del distrito– acompañado de una enfermera trabajan en el “cerco epidemiológico” tras identificar los casos positivos de covid-19 y hacerles firmar el acta de compromiso de aislamiento. Ellos monitoreando la cuadra donde se sitúa la casa del paciente y están alertas, también, ante cualquier síntoma que puedan presentar los vecinos.


Aislamiento a rajatabla
Se explica: Zaña tiene comunicación directa con Chiclayo (se ubica a 40 minutos de la capital lambayecana, por la Panamericana Norte) y desde el 17 de marzo, al día siguiente de iniciarse la cuarentena, quedó prohibido el transporte público a lo largo de esos 51 kilómetros que separan ambas localidades. 

Solo ha quedado un único punto de control, que está a cargo de 12 efectivos entre policías y serenazgos. Desde ahí se identifica a los pocos que se trasladan en vehículos y caminando, entre ellos, quienes viajan a Chiclayo por temas médicos (por ejemplo, para dializarse) o los comerciantes del mercado que deben de ir al Mercado Mayorista de Chiclayo a abastecerse de productos. Todos ellos se movilizan solo por vehículos particulares autorizados.

“Esa medida de suspender la comunicación con Chiclayo ha sido muy importante para lograr el poco contagio que tenemos”, explica el alcalde Urbina. 

La zona más expuesta
Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los poblados del distrito Saña que colindan con el centro poblado de Saltur, con más de 1,200 viviendas: si bien políticamente dependen del distrito de Saña, sus vecinos tienen mayor comunicación con Pomalca, Tumán, Huaca Rajada, Pampa Grande, de los distritos vecinos de Pucalá y Cayaltí, al este. 

Se trata de la parte “más expuesta” al covid-19 porque ahí sí continúa cierto uso de transporte público, que relaciona a la población con la empresa agroindustrial Pomalca. 

Como no hay vía directa Saltur-Zaña para hacer uso del policlínico EsSalud de Cayaltí, que les correspondería, (más cercano a Zaña pueblo), los vecinos, aunque viven en Saltur, prefieren cambiar su dirección del DNI y atenderse en Pomalca o Chiclayo. 


La asistencia médica hoy 
Además del staff de profesionales de la salud en Zaña pueblo, que continúan atendiendo en dos turnos, también se cuenta con cuatro puestos de salud en los centros poblados más significativos de la docena que hay en la jurisdicción, entre ellos, Saltur. Éstos solo atiende en un único turno. 

“No tenemos la posibilidad de tener puntos de oxígeno ni en el centro de salud ni en los puestos de salud”, dice el alcalde Luis Urbina. Lo que sí es que desde el viernes pasado se implementaron las brigadas de salud, como medida dispuesta por el Ministerio de Salud, se cuenta con una ambulancia, que lleva a un médico y una enfermera y una técnica que están haciendo las pruebas rápidas y los listados de los casos sospechosos. 

Fue gracias a esta labor que el viernes 15 de mayo, las pruebas rápidas arrojaron los dos casos positivos en Zaña. Ahora, a través del comité covid, ya se ha solicitado, a través del Ejército, de mil pruebas rápidas adicionales tanto para los policías como para los comerciantes de este distrito histórico, que tiene tres mercados en los centros poblados de Zaña, Saltur y Sipán (donde se descubrió al Señor de Sipán) y los servidores municipales.  

El alcalde Urbina considera que la medida radical del cierre del tránsito público a Chiclayo ha sido importante para que Zaña tenga tan pocos casos de covid-19 comparado con el resto de la región Lambayeque: ya las camas UCI del hospital regional de Lambayeque están copadas. 


Si bien la gigante Pomalca, donde trabajan una gran cantidad de vecinos del distrito y ocupa casi mil hectáreas de su jurisdicción, aún no ha manifestado su apoyo durante la emergencia sanitaria a Saña, otras empresas se han sumado, entre ellas Agrogénesis y Cerro Prieto, que han ayudado en las fumigaciones de los municipios de la cuenca Zaña. Otra empresa avícola ha obsequiado pollos para la zona de la Otra Banda.

En Saltur ya falleció un paciente por covid-19, del cual hizo los trámites EsSalud. El centro poblado de Zaña se prepara ante un escenario similar: ya saben dónde construirán un cementerio provisional “por si se diera la necesidad”. 

Para quienes llegan a Zaña y son enviados a cumplir el aislamiento, se les ha acondicionado dos áreas: en el salón parroquial y en el coliseo municipal, con un total de 100 camas y 15 carpas. Saltur ya cuenta con cuatro carpas y una zona habilitada para el aislamiento. 

La otra urgencia que tiene Zaña pueblo, capital de Saña distrito, es contar con una agencia propia del Banco de la Nación: los beneficiarios del bono otorgado por el Gobierno tienen que movilizarse hasta el vecino distrito de Cayaltí para realizarse éste y otros trámites bancarios. Contar con una agencia bancaria propia, en la jurisdicción, dice el alcalde se reducirían los riesgos de contacto. 
 
Importancia de Zaña
De acuerdo al censo, el distrito de Saña cuenta con 12 mil habitantes. En el pueblo que le da nombre a la jurisdicción, una gran cantidad de habitantes se identifica como afroperuanos. 

Y Zaña pueblo es uno de los poblados más longevos del país (cumplirá en noviembre 457 años). Su primer nombre fue villa Santiago de Miraflores de Zaña y fue fundada el 29 de noviembre de 1563. 

Fue tan importante para la Colonia que llegó a tener siete templos (hoy perviven los restos de cuatro, entre ellas la iglesia matriz) los cuales conocieron la furia del Fenómeno de El Niño: en el año 1720 El Niño arrasó, inundó y destruyó la ciudad, que llegó a tener una cincuentena de haciendas y gran cantidad de esclavos que se comercializaban.  

Un cenotafio recuerda que aquí falleció santo Toribio de Mogrovejo (1538-1606), arzobispo de Lima, cuyos restos después se trasladaron a Lima la gris.

En el 2015, Zaña fue reconocido por el Ministerio de Cultura como “Repositorio Vivo de la Memoria Colectiva Afroperuana” y Unesco publicó el año pasado un libro donde incluye al poblado afroperuano en el libro El legado de la esclavitud, publicado en tres idiomas.  

En esta área bendecida por el cerro Corbacho y el río Zaña, se conjugan las tradiciones africana, española y andina (en el 2014, un equipo de arqueólogos dirigidos por el doctor Walter Alva encontró en el vecino cerro “Mata Indio”, un pequeño templo precolombino).

Fue Nicomedes Santa Cruz quien empezó a escribir en los diarios limeños sobre este pueblo en los lejanos años sesenta y don Nico la bautizó como “la famosa ciudad de los negros”, para picar la curiosidad de los lectores.

Zaña, recordaba el desaparecido compositor Manuel Acosta Ojeda, tenía su propia forma de tocar el cajón, algo que la homogenización de la música afroperuana, perdió. 

De esas herencias habla el Museo Afroperuano de Zaña, dirigido por el investigador Luis Roca. Un espacio vital que recupera, poco a poco, el cultivo del calabazo checo, y el instrumento percutivo checo que el mismísimo Zambo Cavero tocaba; promociona la décima; el “baile tierra”, los “diablitos de Zaña” y el festejo. 

La herencia afro en Zaña también está presente en su gastronomía basada en el puerco: el frito, los chicharrones, las patitas con chancho, el arroz con chancho, seco de chancho, amén del espesado y las torrejitas con ceviche.