Tipo de cambio:

Compra: 3.586

Venta: 3.590


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 21

de octubre de 2020

HOY ES EL DÍA DE LOS MARES Y DE LA RIQUEZA PESQUERA DEL MAR PERUANO

El mar nuestro de cada día

¿Qué tiene que ver Leonardo DiCaprio con las profundidades del mar peruano y las bacterias y gusanos que viven del azufre? Se espera que este año se cuente con la Reserva Nacional Dorsal de Nasca, un esfuerzo de distintas instituciones para conservar los productos hidrobiológicos en las costas frente a Ica.

29/9/2020


José Antonio Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

“Cosechando mis mares, sembrando mis tierras, quiero más a mi patria”, reza el primer verso de ese valse paradigmático ‘Y se llama Perú’. La importancia de “las riquezas pesqueras de mi mar soberano” son cantadas a todo pulmón por millones de peruanos en esa canción escrita por Augusto Polo Campos. Pero, ¿cuánto hacemos en lo cotidiano por el mare nostrum?

“En general, el mar peruano no ha estado en el pensamiento de la conservación en el Perú por muchos años. No obstante que el país tiene un mar extraordinario, la pesquería más grande del mundo, una diversidad marina muy importante y que más del 70% de la población peruana vive en sus orillas, se ha dejado el mar. Es como una alfombra que lo oculta todo”, opina la bióloga Patricia Majluf, vicepresidenta de la ONG Oceana en el Perú.

Se ha hecho poco por la Mama Cocha. La Reserva Nacional de Paracas se creó en 1975 y el salto va hasta el 2009, cuando se creó la Reserva Nacional Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras.

Para la especialista, los ciudadanos deben advertir que esta parte del océano que nos corresponde “parece aguantar mucho, pero ya está llegando a un nivel de impacto debido al tema del cambio climático: la cantidad de plástico que se echa al mar afecta los recursos hidrobiológicos de forma considerable”. Fue importante la Ley de Plástico (Ley Nº 30884), del 2018, pero faltan llevar a cabo más acciones para cumplir la normativa, comenta.



Cambio de mirada

“Los océanos son cruciales para el desarrollo de las naciones. Debemos reeducar a los ciudadanos a no vivir de espaldas, sino frente a los océanos. Ver el mar como un espacio lleno de oportunidades, con desarrollo sustentable. Es un espacio invalorable para las actividades turísticas, de producción, de ambiente, de investigación”, dice el contralmirante Jorge Paz Acosta, director de la Dirección de Hidrografía y Navegación de la Marina de Guerra del Perú.

Dicha dirección tiene una serie de estaciones océano-meteorológicas desplegadas a lo largo del litoral para recolectar información oceanográfica y meteorológica; de vientos, niveles y temperatura superficial del mar, entre otros. Además, cuenta con dos boyas instaladas cerca de las 200 millas, vitales para el estudio del Fenómeno El Niño.

La Marina ayuda a las naves mercantes por medio de señales luminosas (57 faros a lo largo de la costa), boyas, equipos ‘racones’ o ayudas radioeléctricas que permiten, mediante código morse, posicionar los buques y facilitar su llegada a los puertos.

Paz Acosta comenta que durante la pandemia, y pese a que parte del personal de la dirección debió salir a patrullar a las calles, se ha continuado operando los buques hidrográficos para mantener la periodicidad en los muestreos y el registro de la información de las 19 estaciones océano-meteorológicas.

La Marina de Guerra integra el Comité Multisectorial para el Estudio del Fenómeno del Niño (Enfen), que mensualmente analiza las condiciones océano-meteorológicas del mar peruano. Actualmente se vigila la corriente de La Niña –de aguas más frías y niveles de mar más bajos–, que se presentará en el verano. Si bien significará una mayor presencia de la especie de la anchoveta, habrá más esfuerzo de pesca debido a la distribución que tendrá la especie en el litoral.



Trabajo internacional

La Dirección de Hidrografía representa al Estado ante la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Unesco, donde participa del piloto transfronterizo MSP Global, que bajo el concepto de ‘economía azul’ busca establecer un equilibro entre las diferentes actividades (pesca artesanal e industrial, turismo, explotación de hidrocarburos) en un entorno sustentable y sostenible.

El contralmirante Paz explica que el proyecto transfronterizo se desarrolla con Ecuador y abarca desde la bahía de Guayaquil hasta Cabo Blanco en nuestro país. Además, en medio de la pandemia, el Perú asumió la presidencia de la Comisión Regional Hidrográfica del Pacífico Sudeste (CRHPSE), que integra junto a Chile, Ecuador, Colombia y Panamá (en calidad de observador) para el desarrollo de la cartografía náutica y la seguridad de los navegantes, entre otros, a beneficio del sector pesquero y las operaciones en el mar.



Se busca una reserva

Dentro de las líneas de investigación que desarrolla el principal buque hidrográfico del país, el BAP Carrasco, están las actividades de muestreo oceanográfico, hidrográfico y geológico en la Dorsal de Nasca, esa cordillera submarina ubicada a 105 kilómetros de las costas de Ica y entre los 1,500 y 4,000 metros de profundidad, donde se planifica crear la Reserva Nacional Dorsal de Nasca o RNDN.

Es una labor de investigación multisectorial que lidera el Ministerio del Ambiente (Minam) y que contribuye a que sea parte de la reserva protegida de los mares. “En los pisos latitudinales de la Dorsal de Nasca se desarrolla la vida de muchas especias hidrobiológicas, la creación de la RNDN será ideal para estudiarlas nosotros como también el Instituto del Mar del Perú”, comenta Paz.

Alta productividad

“Las reservas marinas son herramientas importantes para la conservación y recuperación del mar, muy afectado por la pesca excesiva y otros impactos que sufre el mar hoy en día. Un área protegida como la RNDN puede recuperar la productividad del mar en el corto plazo: garantiza peces más grandes, que pueden llegar a producir decenas de miles de huevos”, dice, por su parte, Patricia Majluf.

De acuerdo con los compromisos globales asumidos por el Perú, este 2020 debería llegar a proteger un 10% de sus mares, pero, en la actualidad, estamos en el 0.47%. La creación de la RNDN permitiría cubrir el 8%. Además, recientemente el país se ha comprometido a llegar al 30% de protección de sus mares para el 2030. La RNDN es un gran paso.



La destacada bióloga comenta que los papeles están bastante avanzados y solo falta esperar “la voluntad” del presidente Martín Vizcarra para dar luz verde a la RNDN.

Si bien en el caso del norte no prosperó el proyecto de una reserva similar por presión del lobby de las empresas que explotan hidrocarburos, Majluf subraya que esta área frente a las costas de Ica tiene el respaldo de varios sectores que participan en la comisión: las carteras de Ambiente, Produce y Relaciones Exteriores, además de la Marina de Guerra del Perú.

“Produce ha aprobado la propuesta y ya no debería haber mayor objeción porque es un área muy profunda, donde la actividad humana es prácticamente nula y no afectará la actividad pesquera, se continuará con la pesca artesanal. El pico del monte más alto está a 2,000 metros de la superficie. Y la cadena va desde esa altura hasta los 4,000. No hay lotes petroleros porque esta fuera de la fosa de Nasca”, comenta.

Se ha retomado la campaña #NascaYa, y a escala internacional hay personalidades como el actor y activista por el medioambiente Leonardo DiCaprio muy pendientes de que el Presidente la suscriba, ya que el mar peruano es fundamental en la conservación para el mundo. Que no sea un Titanic.



La cordillera submarina

En las aguas profundas de la cordillera de Nasca, donde se implementará la RNDN, hay ecosistemas importantes y desconocidos, donde habitan, por ejemplo, bacterias y gusanos que viven a partir del azufre y no del oxígeno. La RNDN es un proyecto novísimo de conservación en el Perú porque será la primera reserva que se habilita en medio del mar. Su vigilancia será posible gracias a los sistemas satelitales con que cuentan todas las embarcaciones pesqueras modernas.