Tipo de cambio:

Compra: 3.391

Venta: 3.394


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 22

de febrero de 2020

Perros y tempestades

El cine peruano crece en diversidad y las cintas dialogan y se complementan más. Ejemplos de ello son los largometrajes Perro guardián, thriller de Bacha Caravedo y Daniel Higashionna, que supera los 100,000 espectadores en el circuito comercial, y Tempestad en los Andes, documental de Mikael Wiström, coproducción peruano–sueca que ha tenido por un mes entre una y dos funciones diarias en el CCPUCP.

21/9/2014


Gabriel Quispe. Crítico

La primera producción mencionada se ubica en 2001, posterior al gobierno de Alberto Fujimori. Perro guardián muestra a los sistemáticos violadores de derechos humanos de los años previos sobreviviendo en su funesto oficio, escondidos en madrigueras y rumiando unos cuantos vínculos trastornados.

A su vez, Tempestad en los Andes narra cómo una joven sueca, sobrina de la extinta senderista Augusta La Torre, exesposa de Abimael Guzmán, hace un viaje físico y mental al Perú para hurgar en la memoria de deudos y especialistas, y conocer por sí misma el horror del cual su tía, hermana de su padre, fue partícipe.

Si Bacha Caravedo y Daniel Higashionna rescatan en su película una Lima aciaga con virtuosismo técnico, manejo de género y un actor popular –Carlos Alcántara– que cambia de perfil; Wiström, director sueco que filma a menudo en nuestro país, convierte la búsqueda de Josefin, entre tensas introspecciones y conversaciones, en hilo narrativo para explorar mesianismos, fuegos cruzados, mutilaciones simbólicas y literales, y la transformación de un sano matrimonio en fuente fanática del mal. El cine, así, invoca fantasmas, incluso a través de imágenes clandestinas, y ayuda a exorcizarlos colectivamente.

Ficha técnica

"Tengo ojos en la espalda"

Perro guardián

Película peruana dirigida por Bacha Caravedo y Daniel Higashionna. Actúan Carlos Alcántara, Reynaldo Arenas, Mayra Goñi, Miguel Iza, Ramón García, José Medina, Nancy Cavagnari, Oswaldo Bravo, entre otros. El guión estuvo a cargo de Bacha Caravedo. La violinista Pauchi Sasaki compuso parte de la banda sonora de la cinta.