Tipo de cambio:

Compra: 3.374

Venta: 3.377


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 26

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ANÁLISIS

Educación intercultural para el desarrollo

En la provincia de Atalaya, departamento de Ucayali, en el corazón de la selva amazónica, funciona la primera universidad gratuita para nativos. Nopoki, que en shipibo significa “estoy aquí”, es un esfuerzo de transformación pedagógica que ha cambiado la vida de muchos jóvenes indígenas de diferentes etnias que ahora pueden enseñar en sus comunidades en su lengua materna lo aprendido en la universidad.

18/10/2014


Pilar Marín Bravo Periodista



Los esfuerzos para promover la educación intercultural en las zonas más alejadas del país continúan siendo aún escasos, pero las experiencias para repetir una educación de calidad entre las comunidades rurales y nativas en entornos adversos muestran que es posible, con coraje y determinación, apostar por la educación intercultural como herramienta para el desarrollo.



La universidad de Nopoki surgió en 2007 de la iniciativa del entonces párroco croata Gerardo Zerdín, asentado en Atalaya, destinada a crear un centro de formación para indígenas. En alianza con la Universidad Católica Sedes Sapientiae y la ONG Cesal se hizo realidad este centro superior de estudios que desde 2011 forma a indígenas de diversas etnias, como shipibos, conibos, asháninkas, yaneshas, entre otros, procedentes de comunidades alejadas de la Amazonía, los que ahora pueden volcar lo aprendido en sus comunidades y ejercer la docencia en su lengua.



Las experiencias educativas interculturales en el Perú, con una historia de carencias, marginación, olvidos y devaneos entre el apoyo y la falta de apoyo, ha dado muestras de una lucha por hacer respetar su vigencia y pleno derecho.



En América Latina están presentes alrededor de medio millar de idiomas indígenas u originarios. El multilingüismo, además, se manifiesta por la existencia de lenguas criollas y la presencia de diferentes lenguas extranjeras fruto de las migraciones.



A lo largo de la historia, las experiencias de la educación en escuelas rurales también han estado marcadas, de un modo particular, por la actitud de las propias comunidades indígenas que han exigido su derecho a la educación y que, incluso, han contribuido con sus esfuerzos a que la educación llegue a su población.



Se trata de pobladores de comunidades que no solo han tenido que enfrentar los avatares del aislamiento y la falta de apoyo, sino también problemas de violencia, como el terrorismo, que constantemente pusieron barreras infranqueables a su comunicación y desarrollo integral.



En la actualidad, en un contexto de apertura hacia los pueblos indígenas, su desarrollo y su integración en el país, urge canalizar el apoyo para que más experiencias de educación intercultural tengan un efecto multiplicador en beneficio de las comunidades rurales e indígenas. De ello depende que los derechos de los pueblos indígenas tengan por medio de la educación intercultural una herramienta fundamental para su plena vigencia y respeto.