Tipo de cambio:

Compra: 3.374

Venta: 3.377


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 26

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

EDITORIAL

Objetivo: prevenir la anemia

A la meta de haber reducido los niveles de desnutrición infantil, el Gobierno ahora ha sumado un nuevo reto: disminuir la anemia en los menores de edad para potenciar sus capacidades en la infancia y posteriormente en la adolescencia. Está comprobado que una alimentación deficiente y la insuficiencia de nutrientes tienen un impacto permanente en los menores de edad, lo cual debe ser erradicado para favorecer su crecimiento y rendimiento escolar.

30/3/2016


Para evitar ese panorama, el Ministerio de Salud ejecutará en breve una campaña para prevenir la anemia infantil mediante la distribución de micronutrientes en los establecimientos de salud a escala nacional. La proyección es beneficiar a un millón 250,000 niños de 6 a 35 meses de edad, con una inversión de 30 millones de soles.

Lo novedoso de esta campaña es que se desplegará tanto en centros de salud públicos como privados, y se ofrecerá también a los niños de 4 a 5 meses mediante gotas, tomando en cuenta que este grupo poblacional todavía no ingiere alimentos sólidos.

Esta labor del Ejecutivo no es aislada. El Congreso de la República también ha aportado con la aprobación de la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutricional, que propone reconocer y garantizar el derecho a los peruanos a una alimentación adecuada y saludable, en especial a la población más pobre, infantil y adulta mayor. Para ello, el Sistema Nacional de Seguridad Alimenticia y Nutricional (Sinasan) plantea definir las obligaciones del Estado y la responsabilidad de los individuos e instituciones privadas en la implementación de este derecho humano.

Existe confianza en alcanzar este nuevo objetivo porque la política de inclusión social registra avances sustantivos en la mengua del hambre y la desnutrición crónica infantil, gracias a los esfuerzos desarrollados por el Gobierno por medio de programas sociales como Qali Warma. De hecho, un logro significativo es el descenso de la desnutrición de 17.5% en el 2013 a 14.1% en los menores de edad durante el año pasado, cuya proyección es bajarla al 10% durante este año.

Este resultado es bastante relevante porque el Perú logra, con esta merma, el cumplimiento del primer Objetivo del Milenio, consistente en la disminución a la mitad de la tasa de desnutrición, tanto en números absolutos y porcentajes. Todo ello gracias a la expansión económica del país, que ha favorecido a los poblaciones más vulnerables y que incluso ha permitido el incremento de la clase media.

Los índices positivos confirman una mejora en la calidad de vida de los peruanos, lo cual es resaltado por observadores internacionales, al punto que el Perú ha sido puesto como ejemplo para otras naciones de la región latinoamericana.

Que nos pongan de ejemplo en el exterior es un logro invaluable, pero es mucho más importante que nuestro país avance hacia la erradicación definitiva de la desnutrición y la anemia. Solo el esfuerzo conjunto de los tres niveles de gobierno, con las futuras autoridades por ser elegidas, podrá garantizar el éxito de esa estrategia.

Existe confianza en alcanzar este nuevo objetivo porque la política de inclusión social registra avances sustantivos en la mengua del hambre y la desnutrición crónica infantil.