Tipo de cambio:

Compra: 3.367

Venta: 3.373


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 15

de diciembre de 2019

ENFOQUE

Clásicos de nuestro constitucionalismo

Es curioso comprobar que nuestro siglo XIX casi no ha merecido atención desde el punto de vista de su producción bibliográfica, salvo de los especialistas que la conocen. Esto es más meritorio aún cuando las ediciones publicadas en aquel entonces no han vuelto a ser reeditadas.

21/1/2017


Domingo García Belaunde Constitucionalista



Por cierto, hay excepciones, sobre todo en el ámbito político, histórico y literario. Pero en el campo jurídico constituyen la excepción y más en el aspecto netamente constitucional. En parte porque la producción en esta área es magra y porque al estar referida a un pasado que ya no existe, no atrae la atención de los editores. Tampoco en los interesados en el día a día, atentos a lo que sucede hoy, pero que son ignorantes y desdeñosos de lo que antes se hizo, pese a la importancia que algunos tuvieron en el pasado.



Excepción a esta regla es la serie Biblioteca Constitucional del Bicentenario, que constituye todo un acontecimiento y que debemos agradecer a la iniciativa y tesón de Carlos Ramos Núñez, director del actual Centro de Estudios Constitucionales del Tribunal Constitucional, del cual es digno magistrado.



Ramos Núñez es básicamente un académico dedicado a la historia del derecho. Hace años que no deja de sorprendernos por su ejemplar historia del derecho civil en varios tomos, escrita con pulcritud y fidelidad a las fuentes, amén de una sana comprensión del período. Su interés inicial fue el derecho privado. Pero al ocupar el alto cargo de magistrado de nuestro Tribunal Constitucional no ha tenido mejor idea que extender el ámbito de sus intereses y lo ha desplegado sobre el derecho público, en especial el derecho constitucional. Esta nueva serie, del cual han salido hasta la fecha cuatro volúmenes pulcramente editados, ha antecedido con una breve, pero documentada presentación.



El primero ha sido dedicado a Toribio Pacheco, político, periodista y académico ejemplar, cuyas Cuestiones constitucionales las publicó por vez primera una modesta editora arequipeña en 1854.



Este primoroso folleto permaneció casi como escondido durante más de cien años y fue reeditado por la feliz iniciativa de José F. Palomino Manchego en la revista Ius et Praxis en 1989, que por entonces yo dirigía. La obra fue íntegramente rescatada, revisada y con ortografía actualizada, todo lo cual fue luego editado como libro en una sobria edición con amplio y minucioso estudio preliminar de Palomino en 1996.



Quedaba pendiente, sin embargo, la publicación de ensayos adicionales, que con posterioridad el mismo Pacheco siguió publicando, pero que su temprana muerte impidió compilar.



El mérito de esta edición hecha por el Centro de Estudios Constitucionales (CEC)consiste en haber incluido adicionalmente esos ensayos sueltos, de manera tal que la obra aparece así completa, tal como seguramente lo hubiera querido Pacheco.



A esta obra siguió el Curso de Derecho Constitucional, de José Silva Santisteban, reimpreso de su tercera edición definitiva de 1874; hubo dos ediciones posteriores tras la muerte del autor, pero sin cambio alguno. El libro, como se sabe, fue muy consultado durante años.



La tercera entrega lo constituye La Constitución peruana comentada, de Luis Felipe Villarán, quizá el más persistente y el de más dilatada influencia, pues publicado en 1899 como síntesis de ensayos anteriores tuvo larga aceptación en el medio universitario y académico.



A este último se incorpora ahora El derecho político general, de José María Quimper, publicado en dos tomos en 1887 y del que ahora se ha reeditado el primer tomo con el apoyo del Colegio de Abogados de Arequipa y del que se anuncia el tomo II. Es quizá el de más largo aliento de los publicados en toda la centuria, pues hizo especial hincapié en la parte histórica, doctrinaria y comparada, lo cual explica que desde España lo citara y considerara una autoridad como Adolfo G. Posada.



La Biblioteca Constitucional del Bicentenario bien podría agregar una serie o subdivisión dedicada a los proyectos constitucionales del siglo XIX, de acuerdo con un programa que el propio CEC podría diseñar.



En síntesis, se trata de un proyecto que por su pulcritud y proyecciones no queda más que aplaudir.



Se trata de un proyecto que por su pulcritud y proyecciones no queda más que aplaudir.