Tipo de cambio:

Compra: 3.353

Venta: 3.354


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 21

de setiembre de 2019

RECURSOS HUMANOS

Como tener un buen día Parte II

No hay que dejar de lado la rutina, la que tú construyes, tus amadas costumbres, eso que te hace sentir a gusto contigo mismo y con los que están a tu alrededor. Frecuentemente se desprecia, cuando es la base de cualquier vida, decía Imma Sanchiz.

9/2/2019


Rafael Zavala Battle

Docente del Programa Especializado en Gestión del Talento Humano de la Universidad de Piura


Por supuesto que no hay que caer en la mediocridad o el aburrimiento –el mata relaciones por excelencia N° 1– sino por el contrario, hay que innovar y buscar maneras distintas de hacer lo que repetimos todos los días. Dos remedios infalibles: la imaginación y la ilusión. Darle un beso a tu hijo al despedirse puede ser rutinario, pero nunca es igual. Siempre se pueden repensar formas distintas de obtener lo mejor de tu equipo, de recuperar la ilusión del primer trabajo o de promover conversaciones familiares o con amigos que fluyan “libres de la tiranía del reloj”.

Esa “transformación personal”, que nos toca poner en practica, no es más que un cambio de hábitos (disciplinas cultivadas a diario durante más de 30 días). Muchas de las decisiones que tomamos a diario nos hacen sentir que son producto de decisiones muy bien pensadas, pero no. Rezar al levantarse, llegar a tu trabajo y priorizar lo importante y lo urgente antes de cualquier acción, interesarte por lo que le pasó a tu esposa o hijos y no solo contarles lo tuyo al llegar a casa, son comportamientos que pueden parecer insignificantes si los miras de forma independiente, pero que se convierten en impactos enormes en nuestro día al convertirlos en hábitos. Por ello, identificarlos y cambiar los necesarios nos ayudará a mejorar el desempeño diario.

Un buen ejemplo es el “minuto heroico”. Levantarse ni bien suene el despertador. Hazlo y habrás vencido la primera lucha del día. Te dará un pequeño sentido de orgullo y será gasolina para tu siguiente lucha.

Si tuviese que resumir un buen día, diría que se trata de descubrir la felicidad donde no la esperas, con esfuerzo y buen humor, dos compañeros de camino, que los invitaría a que sean protagonistas de mis días.

No podemos controlar el futuro, pero sí el proyecto de persona que queremos ser y el tipo de día que queremos vivir. Y como dice Patricia Ramírez: Si tú salieras a vivir, ¿qué harías para tener tu mejor día?