Tipo de cambio:

Compra: 3.360

Venta: 3.365


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 15

de octubre de 2019

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. FREDDY VÁSQUEZ GÓMEZ

“Estamos para ayudar a la gente y darle esperanza”

Psiquiatra advierte que cada vez la gente es más permisiva con la violencia.

24/4/2019


Perfil. Es médico psiquiatra y actual jefe del Departamento de Emergencias del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado–Hideyo Noguchi (INSM HD–HN). Hace 25 años fundó el programa de Prevención del Suicidio y ha sido jefe de esa instancia en diversas oportunidades.

Oír el lamento de su madre sin conocer la causa, ser testigo de su sufrimiento cuando era tan solo un niño, quedó en Freddy Vásquez Gómez como una impronta que definiría su vocación por la medicina desde temprana edad. Aquella decisión, sin embargo, se orientaría hacia la atención por la salud mental, pues entendió en sus años de estudio en la Facultad de Medicina San Fernando que los dolores del alma todavía eran incomprendidos.

Desde hace 35 años trabaja en el Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado–Hideyo Noguchi (INSM HD-HN) y actualmente es jefe del Departamento de Emergencias, desde donde, con un equipo multidisciplinario, atiende y resuelve crisis graves de personas que llegaron por homicidio o intento de suicidio.

Estas crisis, cuenta este médico cajamarquino, son heteroagresivas (las conductas agresivas dirigidas hacia los demás se manifiestan como agresiones físicas, insultos o formas más sutiles de hacer daño) o son suicidas o feminicidas. “Las conductas que acabo de describir son cada vez más frecuentes, y en el departamento de emergencias atendemos a los que sobrevivieron a una crisis suicida, un feminicidio o asesinato”, comenta el médico psiquiatra.

Al especialista le preocupa el aumento de estos casos, pero más las razones. La gente es cada vez más permisiva con la violencia al interior del hogar y en la sociedad, y la desintegración familiar es cada vez más temprana, dice.

Lo que está en sus manos y del equipo que dirige, es reducir el número de ocurrencias fatales. No pueden evitar que sucedan, pero con nuevas terapias o la prescripción de medicamentos de última generación pueden contener sus efectos.

Hoy, el 70% de los casos que ingresan al nosocomio por intento de suicidio, por ejemplo, se recuperan. Esos resultados lo motivan a no perder la fe, para que los 30 casos que atienden al día que alcancen un pronóstico esperanzador.

Compromiso

Vásquez se formó como médico general en la Facultad de Medicina de San Fernando, en los años en que el interés por la salud mental emergía con lentitud en el país. El acercarse con más humanidad a las poblaciones vulnerables empezó a definirse como una legítima opción social.

Fue discípulo del destacado psiquiatra Alberto Seguín y del iniciador de la psiquiatría comunitaria en el Perú, Humberto Rotondo. La enseñanza de sus maestros lo blindaron en sus años universitarios de las ideas de Sendero Luminoso.

“Hace 40 años asistí a los cursos que dictaban, me emocionó oírlos cómo abordaban nuestra realidad, que hablaran sobre la depresión de la gente y presentaran soluciones para tratarla cuando se creía que no era posible. Asistí a talleres de psicoanálisis, terapia de la conducta. Me cambiaron la vida y elegí la psiquiatría”, confiesa.

La mejor opción

Su experiencia como jefe del Departamento de Emergencias le ha servido para enriquecer el Programa de Prevención de Suicidios, al que le ha dedicado 25 años de su vida. Los casos de crisis los sistematizan allí, para luego dar los siguientes pasos: asistir a la familia, saber qué pasa con ella, cómo queda la pareja y los hijos por el intento de suicido o el suicidio.

“Gracias a un trabajo denodado, podemos rescatar a los que intentan suicidarse y recuperarlos. Necesitamos presupuesto para identificar más la conducta suicida. En el INSM estamos para ayudar a la gente, la escuchamos, le damos esperanza pese a las limitaciones”. Freddy ama su labor.