Tipo de cambio:

Compra: 3.379

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 22

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Un hombre honorable con algunos milagros

Es una película con un argumento conocido: ascenso y caída de un delincuente.

7/5/2019


Ernesto Carlín

ecarlin@editoraperu.com.pe

Santo Russo (Riccardo Scamarcio) llega a Milán, siendo adolescente, desde su natal Calabria. Debe soportar las privaciones de una familia pobre mientras observa a paisanos suyos conectados con la sanguinaria Ndrangueta (mafia calabresa). 

Por andar mataperreando, termina en una correccional y comienza una vida delictiva exitosa. Es una película con un argumento conocido: ascenso y caída de un delincuente. Sin embargo, este tópico es bien narrado, teniendo varias escenas y diálogos muy bien logrados.

La narración empieza mostrándonos al protagonista en lo más alto de su carrera, a punto de enfrentarse con el problema que generará su caída. Pero antes de ello, hace un recuento de su vida. Algunos elementos hacen recordar a películas como Goodfellas.

Es interesante cómo se observa él mismo. Son constantes las referencias a ser él un hombre honorable y a intentar distinguirse de los demás delincuentes desde características como su ropa, su familia y su vida amorosa. Igual hay que prestar atención a otros eufemismos como llamar milagros a los asesinatos o la frase en francés que repiten sin saber exactamente su significado los personajes que le rodean.

Para la polémica queda si el uso seguido del desnudo femenino es gratuito o responde a la historia de una sociedad machista como es la de una mafia italiana.

Imperdible: el diálogo en el que un matón compara matar a su abogado con la deceso del papa, “se pone otro cualquiera y listo”.