Tipo de cambio:

Compra: 3.379

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 22

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

MÚSICO Y PRODUCTOR

“El festejo va a identificar al Perú”

Manongo Mujica y Luis Alvarado reflexionan sobre su última apuesta dedicada a la historia musical afroperuana.

2/6/2019


Cecilia Fernández Siivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

En una decidida apuesta por rescatar y atesorar nuestra música afroperuana, Manongo Mujica y el productor Luis Alvarado gestaron una producción a la que llamaron Perspectivas de la música afroperuana, una colección discográfica que nos presenta el trabajo de diversos artistas fundamentales de la música negra del Perú.  Esta colección presentó su primer diamante con el título Chocolate-Peru’s Master Percussionist y en los próximos días lanzará oficialmente Hechicero, en homenaje a Juan Medrano Cotito.

–Este trabajo explora las raíces africanas de nuestra música.

MM: Era una necesidad que tuvimos hace tiempo de hacerle justicia a la música afroperuana. Y con Luis Alvarado, de Buh Records, decidimos unir esfuerzos para tener un colección que resuma lo esencial de nuestra música. Comenzamos con Chocolate Algendones, que es una reedición ahora en formato de LP con un CD, y con eso abrimos la puerta de Eleggua, que es una deidad a la que Chocolate siempre se encomendaba. Un día le pregunté: qué hace Eleggua y él me dijo: abre las puertas. Y por eso hemos empezado esta aventura con él para que nos abra el camino.

–¿Qué buscan con esta producción como propuesta discográfica?

LA: Mostrarle al mundo nuestra riqueza musical. Con Buh Records hemos comprobado que hay un mercado fuerte que se mantiene a escala mundial, que aprecia y reclama estos contenidos. En la actualidad hay toda una cultura de lanzamientos con un perfil pensado en un público exquisito. Y es paradójico, pero creo que lo que más nos cuesta en esta apuesta es el mercado local. Quisiéramos insertar aquí una cultura de relacionarnos con la música mediante los discos para así ayudar a artistas como los Ballumbrosio, produciéndoles un disco que les haga justicia, que esté a la altura de ellos.

–Estamos a puertas del bicentenario, ¿cómo llega nuestra música?

MM: Con mucho por mostrar... Creo que el Perú pronto se identificará con el festejo como la festividad que caracteriza a los peruanos por su ritmo contagiante y eléctrico. Como decía Victoria Santa Cruz, el festejo es el gran ordenador de la música en lo afroperuano. Es fuertísimo, quizá es un pulso central, pero sin duda la música es una radiografía de tu estado anímico.

–¿ Y cuánto de esa cultura negra tienes?

MM: Puedes creer que el más grande halago que me han hecho en toda mi vida vino del presidente del movimiento Francisco Congo. En un aniversario, no recuerdo qué número, me pidieron hacer un solo de yembé. Toco y al final se me acerca esta persona y me dice: ¿Alguna vez le han dicho que usted es negro?... Eso me encantó. Prosiguió y me dijo: Así lo sentimos cuando usted toca. Lo hace como negro, como diciéndome, ¿por qué crees que Chocolate toca contigo?

–¿Cómo armar un disco de esta envergadura? Siempre se quedarán cosas.

MM: Eso es lo terrible de las ediciones. No se puede incluir a todos, pero al menos intentas priorizar a quienes han aportado algo único a la música afroperuana. Sabemos que cuatro discos jamás contarán la historia, pero al menos hemos puesto un granito para que exista una colección y que se sepa que cada artista es un referente para entender las raíces afroperuanas.

–¿Qué encontraremos en el segundo volumen de Perspectivas de la música afroperuana, que se presenta con el título Hechicero?

–LA: En este disco desfilan estampas, memorias, motivos y personajes de la cultura afroperuana, que son cantados, que hacen de este un álbum que habla sobre su propia historia. Una historia que se cuenta por medio del ritmo. Es un álbum celebratorio, que invoca a Manuel Vásquez, Eusebio Sirio y Julio Algendones, los tres grandes cajoneros peruanos que aquí son homenajeados en sendas composiciones que parten de una base instrumental de cajón, chekere, quijada, cajita, campana, congas, bongó, guitarra y bajo, en una poderosa y exuberante interacción rítmica, que da la esencia del estilo de Cotito y que presenta el genuino sonido afroperuano representado en el festejo, el son de los diablos y la zamacueca.

Este trabajo será presentado en conferencia de entrada libre, con proyecciones audiovisuales y música en vivo. La cita es el 4 de junio, a las 19:30 horas, en el auditorio Británico de Miraflores.