Tipo de cambio:

Compra: 3.374

Venta: 3.377


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 25

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

La vida es extásis

Jaz Coleman, líder de Killing Joke, está en el festival de cine Al Este presentando película en la que actuó. Señala que será una edad dorada cuando la gente se dedique al arte.

4/6/2019


Ernesto Carlín

Editor de Cultural

Rok Dábla es una película checa en que debutó hace unos años como actor Jaz Coleman, líder de la banda de post punk Killing Joke. Es un mockumentary (falso documental) sobre un grupo de músicos interpretándose a sí mismos.

Esta noche a las 19:00 horas en la Fundación Telefónica, el intérprete inglés hablará en Lima de esa y otras experiencias artísticas en el festival Al Este. Según comentó al Diario Oficial El Peruano, él se considera más un artista que un músico.

Tanto así que una actividad a la que le dedica cada vez más tiempo es a la arquitectura. “Es música congelada”, describió sobre esta disciplina.

Edad dorada

Para este creador, lo importante es que las personas hagan lo que les nace del corazón. Él es un crítico de la doctrina de lograr la virtud mediante el trabajo.

“Llegaremos a una edad dorada cuando la gente se dedique al arte, a hacer lo que de verdad quiere”, aseveró Coleman.

“Trabajar por dinero es trabajar para nada”, sentenció también, añadiendo que “la vida es arte, la vida es éxtasis”.

Manifestó que es difícil saber los caminos por los que lo conducirá a uno el arte. Recordó que antes que formara Killing Joke, estudió para convertirse en concertista clásico.

Ven al oriente

Mencionó que un disco de compositores rusos clásicos le abrió la puerta a una serie de tradiciones que lo fueron seduciendo.

“El este es para mí el paraíso”, añadió refiriéndose a las composiciones de artistas de Europa oriental. Luego, llego a sus oídos la música árabe, en especial de Egipto, para influirlo.

Se anima a recomendar algunos nombres como Hany Mehanna o el violinista Aboud Abdel Al.

Pero también reconoce tener otros referentes como Jimi Hendrix o Rolling Stones.

Para Coleman, el corazón de un pueblo está en su folclor, por eso es lo que busca cada vez que visita un país.

Datos

19  veces ha visitado el Perú. La primera vez fue en 1981 como turista.