Tipo de cambio:

Compra: 3.374

Venta: 3.377


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 25

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Por un servicio civil eficiente

El 2008, el país apostó por la modernización de la función pública, justamente con la creación de Servir, para dejar atrás defectos y actitudes de la burocracia.

8/6/2019


Una reforma que avanza de manera segura es la modernización y simplificación de la administración del Estado, y dentro de ella, como elemento central, la profesionalización del servidor público, en su condición de agente de cambio para brindar un buen servicio al ciudadano.

El 29 de mayo pasado se celebró el Día del Servidor Público, lo que nos da pie para reflexionar sobre el devenir de nuestro servicio público.

De acuerdo con la Autoridad Nacional del Servicio Civil-Servir, el Estado cuenta con 1 millón 422,000 servidores civiles distribuidos en todas las entidades públicas, de los cuales el 45% pertenece al Gobierno nacional, el 42% a los gobiernos regionales (incluye profesionales de la salud y educación básica) y el 13% a los gobiernos locales.

Fue en el 2008 que el país apostó por la modernización de la función pública, justamente con la creación de Servir, para dejar atrás defectos y actitudes de la burocracia, que estuvo marcada, en algún momento de la historia, por el clientelaje político, la ineficiencia y el mal servicio.

El país apuesta en los últimos años por construir un servicio civil meritocrático, flexible y con altos niveles de eficiencia, que sirva mejor a todos los peruanos, en el cual también exista una unidad de criterios para la contratación de personal, así como políticas transparentes de desarrollo de capacidades.

Esto implica un personal con clara orientación de servicio al ciudadano, seleccionado por principios de mérito, evaluado por el logro de objetivos concretos y que reciba incentivos basados en el rendimiento.

Todo esto se consigue con esfuerzo y proyecciones de largo plazo. Hasta el momento, 454 entidades del sector público han avanzado exitosamente para su ingreso en el servicio civil. Entre ellas se encuentran todos los ministerios y cerca del 95% de sus organismos públicos adscritos.

Esta reforma, afortunadamente, ha ido de la mano de otra igual de importante y complementaria, como es la modernización de la administración pública, para simplificar los procedimientos administrativos, terminar con trámites burocráticos innecesarios y costosos para el ciudadano. En suma, crear una cultura de simplificación en las entidades del Estado.

De igual trascendencia han sido los avances alcanzados en términos de gobierno digital, gracias a la ley respectiva y la labor de la Secretaría de Gobierno Digital, que han permitido implementar la interoperabilidad del Estado, con el propósito de que los datos de los ciudadanos estén disponibles en todo el aparato público.

Sin duda, creemos que todos estos elementos apuntalan una reforma necesaria para el país, la cual debe contar con el permanente respaldo político en todos los niveles, así como con el compromiso de los servidores públicos para llegar a ese estadio de buen servicio, integridad y eficiencia en la ventanilla del Estado.