Tipo de cambio:

Compra: 3.382

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 21

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

PALOMA REYES DE SÁ. DIRECTORA

“Hacemos un humor que no se ve en Lima”

Directora reflexiona sobre la propuesta colectiva y cargada de humor que presenta, con la que busca que nos reconozcamos.

9/6/2019


Cecilia Fernández Siivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Una de las obras teatrales más hilarantes, El primer caso de Black & Jack, bajo la dirección de Paloma Reyes de Sá, se encuentra en temporada en Lima con las actuaciones de Manuel Gold, César García y Jely Reátegui. Esta creación colectiva en la que participaron, además, Carol Hernández en la dirección adjunta y los tres protagonistas nos muestra una nueva etapa en lo que a producción teatral se refiere.

–El primer caso de Black & Jack tuvo como base de creación el automatismo. Explícanos, ¿qué es exactamente y cómo lo aplicaron en el descubrimiento del texto? Hace poco tiempo, en un trabajo de artes plásticas, descubrí que en el automatismo unimos puntos aleatorios que al final se transforman en una imagen concreta. Es como si el resultado final empezara sin sentido y desde nuestro inconsciente. Soltamos ideas, deseos, imágenes y escenas aleatorias que al final, con el trabajo de construcción, logramos aterrizar y darle sentido a la dramaturgia.

–¿Es complicado trabajar de forma colectiva?

En colectivo ese proceso es más rico, hay más opciones, somos todos creadores, tejemos juntos y unimos nuestros retazos como un rompecabezas. No se nos hace difícil, así creamos, así sentimos que todo se completa. –Hay temas considerados tabú en la obra, ¿es difícil tratarlos en clave de humor?

Salieron naturalmente al darnos cuenta de lo que pasaba con nuestra historia. Dos espías y una mujer hermosa, obviamente, es un formato supermachista de las series de los 80 y eso fuimos percibiendo al jugar con el tema.

–¿Se dosifica el humor en función a la reacción del público?

En el humor hay que ser cuidadosos en el momento de seleccionar lo que realmente va al público, qué queremos decir y qué nos molesta del mundo que queremos evidenciar. Si lo hacemos de forma superficial, es posible que no se entienda nuestra opinión y es importante que esté clara la opinión del artista en su creación cuando se trata de temas como la discriminación, el machismo y la homofobia, por ejemplo. He visto algunos casos en los que en el humor no se vio la crítica y el tiro salió por la culata.

–¿Cómo así llegó al Perú? Venía por seis meses y ya pasaron 16 años. Aquí descubrí el clown de hospital de Bolaroja (ya era payasa en Brasil, pero no de hospital) y eso me hizo quedarme en la asociación como payasa y profesora. Al salir de Bolaroja, después de cerca de ocho años, fundamos Gestus, nuestra escuela de payasos. Aprendí mucho sobre el humor aquí.

–¿Son públicos muy distintos el peruano y el brasileño?

Es como si el peruano ya naciera con el chip del humor, del absurdo. En cambio el brasileño nace con el chip de la transgresión y de la emoción extrema. Aquí aprendí a reírme más y de cosas más simples, es como si todos los grupos humanos tuvieran algo que hacer, que cuando se juntan buscan carcajear con gusto.

–¿Qué proyectos vienen?

Estamos escribiendo un nuevo espectáculo para el próximo año que me tiene sin dormir desde ya con todo lo que pasa por mi cabeza. Me imagino cómo será cuando empecemos a ensayar. Además está el Muéstrate 2019, que estrena en setiembre en Paya Casa, la creación colectiva de payasos de Gestus Escuela.

–¿Qué planes para El primer caso de Black & Jack,irá a otros espacios?

¡Muchos! Por ahora estamos enfocados en la temporada en el Nuevo Teatro Julieta porque es corta. Los comentarios son que la obra es diferente, que tiene un humor que no se suele ver en Lima y es verdad. Decidimos hacerla sin pelos en la lengua, nos reímos de las máscaras sociales dentro de un contexto supergracioso de historia de espionaje. A la gente con prejuicios es posible que le salte el ojo y eso es lo que queremos, que se vean como en un espejo.