Tipo de cambio:

Compra: 3.342

Venta: 3.345


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 19

de setiembre de 2019

APROXIMACIONES

Por un verdadero derecho a la recreación

El deporte recreativo nos libera y, a la vez, nos une; renueva la salud, alivia el estrés y despeja nuestras mentes. Hemos sido testigos de ello en la última carrera 5K que organizamos desde el IPD, en la que participaron más de 10,000 personas para celebrar, haciendo deporte, a nuestros deportistas rumbo a Lima 2019. Sentir este apoyo masivo y desinteresado hacia nuestros atletas y, a su vez, aprovechar la ciudad para disfrutarla con la familia y amigos, evidencia una necesidad imperante en esta época: ver a la ciudad y lugares públicos como enormes espacios deportivos.

26/6/2019


Sebastián Suito

Presidente del Instituto Peruano del Deporte

El deporte recreativo se puede desarrollar en todas partes y permite integrarnos de las formas más variadas. En la carrera 5K vimos con alegría a muchas personas con discapacidad, adultos mayores y niños disfrutando de un domingo en familia. Son ellos los principales beneficiarios cuando impulsamos políticas de recreación modernas e inclusivas. La recreación es un derecho, no un privilegio. Las instituciones y sus líderes están obligados a impulsar su despliegue. Por eso, desde la primera infancia se debe motivar la recreación, más aún teniendo en cuenta que, según la Convención sobre los Derechos del Niño, el Derecho a la supervivencia y el desarrollo incluye a la recreación (y el acceso a ella) como un derecho humano.

Por eso, desde la Dirección de Recreación del IPD se vienen impulsando distintos programas de masificación. Por ejemplo, en el Día de la Actividad Física, el 6 de abril pasado, hubo más de 200,000 participantes a escala nacional. Con nuestro Camión del Deporte, que recorre la ciudad llevando propuestas de actividad física y recreativa, se ha logrado más de 170,000 beneficiados en el presente año. Gracias a estos y otros esfuerzos, este año hemos beneficiado a más de 500,000 personas en todas las regiones, trabajando de manera articulada con distintos ministerios y realizando visitas a hospitales, casas de reposo, escuelas y zonas vulnerables en cada rincón del país.

La recreación puede ser también una gran herramienta para la seguridad ciudadana. Un barrio, un distrito o una ciudad donde la gente utiliza la calle como espacio recreativo, la visibiliza y la impulsa a mejorar sus vías de acceso. Por ello, se debe aprovechar el potencial que tienen las ciudades como grandes espacios de recreación y ver, por ejemplo, a Lima, con sus hermosos malecones, montañas, parques, playas, como una ciudad amigable con sus maratonistas, escaladores o corredores habituales; con vías interconectadas y seguras para ciclistas, skaters y patinadores; con playas limpias y seguras para tablistas, nadadores y amantes del mar. Impulsemos la recreación como una de las formas de que nuestras ciudades se vuelvan más nuestras.