Tipo de cambio:

Compra: 3.283

Venta: 3.287


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 23

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

CINE EN QUECHUA

Nuestras voces en pantalla

Willaq Pirqa es el nuevo largometraje del cineasta de origen ayacuchano César Galindo. Esta nueva entrega para el sétimo arte se ambienta en los Andes peruanos y es hablada enteramente en quechua.

30/6/2019


Luz María Crevoisier

Periodista

“La película Willaq Pirqa es una metáfora a la necesidad que tenemos los andinos de tomar nuestro destino con las manos y escribir nuestra propia historia como protagonistas de ella, expresándonos en nuestro propio idioma y decir lo que sentimos en nuestro corazón”.

Esta es la sentencia ideológica del cineasta de origen ayacuchano César Galindo Galarza, quien se define como “un miembro más de la clase chola emergente”. De ahí que se le ocurriera realizar el videoclip de 35 mm Cholo soy, inspirado en la composición que Luis Abanto Morales hiciera popular. “Pero sin ese sentimiento de derrota que le han conferido a la canción, sino manifestando el orgullo de haber nacido cholo”, aclaró.

El Diario Oficial El Peruano conversó con el cineasta, que estudió Cine y Urbanismo en París. La profesión de arquitectura la siguió en la Universidad Villarreal y domina cinco idiomas: quechua, español, inglés, francés y sueco.

Su trajinar se inició en la niñez, cuando la abuela Justina Moreano dejó la tierra de sus antepasados y se vino a Lima con ese nieto que crió desde pequeño. “Nací en Lima, pero mi padre me llevó a Molle Pucro. Fue el mejor regalo que me pudo hacer, pues conviví con la naturaleza y con los campesinos, y aprendí el quechua de oídas”.

Después vinieron otros caminares por Europa, en Francia, Suecia, Noruega.

Ha dedicado 28 años al cine. Al principio, era una producción por año, pero a partir del 2015 son tres o cuatro. Se inició en 1989 con el documental sobre Thor Heyerdahl, el científico viajero.

En 1992 produjo el filme de ficción de 35 mm, Cinco minutos por los muertos de América, en rechazo a las celebraciones por la llegada de Cristóbal Colón a nuestro continente.

Otras grabaciones suyas, entre ficciones y documentales, son Ñuca (yo), Yaka (agua), Apu Kuntur (el dios de los Andes), Kuntur wachamaq (el Señor de los Andes), entre otras.

“Este año hice el largometraje Willaq Pirqa y el videoclip Duele amarte. Estoy escribiendo el guion de Hija de la Luna, un largo que traza la incursión de una jovencita en la danza de tijeras”.

Durante su estadía en Cusco en el 2010, filmó el largo de 75 minutos Gringa, con Mario Guevara, editor de Siete Culebras, una de las mejores revistas culturales en el ámbito nacional y la más antigua. El también narrador cusqueño es autor de relatos sobre el fenómeno del bricherismo, como Cazador de gringas.

Hablan las paredes

El cineasta César Galindo no puede reprimir la satisfacción que le depara la filmación de esta película, ganadora del segundo Concurso Nacional de Proyectos de Largometrajes de Ficción en Lenguas Originarias, organizado por el Ministerio de Cultura mediante la Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios (DAFO).

El protagonista es Sistu, un niño andino de la comunidad de Pata Huaynacolca –en las alturas de la provincia de Maras, Cusco–, interpretado magistralmente por Víctor Acurio.

La productora fue Jedy Ortega, el director de fotografía Juan Durán y la compositora musical, Karin Zielinsky.

Otro dato que proporciona el realizador es que el título que le puso a este filme de ficción es El muro que habla.

El largometraje fue producido por la empresa Casa Blanca y los diálogos son en quechua.

Willaq Pirqa fue presentado en función especial el 13 de junio en la localidad de Maras, como un homenaje y agradecimiento a los comuneros.