Tipo de cambio:

Compra: 3.283

Venta: 3.287


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 23

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. GISELLA ORJEDA FERNÁNDEZ

“Trabajar para el Estado me hace sentir realizada”

Proyecta llevar al Inaigem a otro momento de su historia, que se vea directamente relacionado con la problemática del cambio climático.

3/7/2019


Perfil. Es científica y presidenta ejecutiva del Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem). Quiere que la institución asuma investigaciones de alto nivel como las que hará en el Proyecto Huascarán, en el que al lado de expertos de la Universidad Estatal de Ohio estudiará los 20,000 años de los glaciares del famoso nevado.

A los 3 años supo que sería científica, recuerda; en vez de jugar “a las muñecas” prefería operarlas. A Gisella Orjeda Fernández, hacer pócimas con las plantas, disfrutar del equipo de química que le obsequió su padre y leer libros sobre la naturaleza le alegraron tanto su niñez que la encaminaron hacia la biología, especialmente a la genómica. Así se entrenó para aprender, tener memoria y hacer conclusiones que años después le servirían para promover con certeza la ciencia, investigación y tecnología en nuestro país desde el Estado.

Trabajó en el sector privado durante más de una década, en Francia y en el Perú, antes de aceptar la responsabilidad de dirigir el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Concytec) durante el período 2012- 2017.

Diez años de trabajo intenso en entidades como el Centro Nacional de Secuenciación de Francia (Genoscope), en el que fue parte de un equipo internacional de investigadores que estudió el mejoramiento de bananos y plátanos, cerraron un ciclo de su vida gracias a un programa de repatriación de científicos que le permitió regresar al Perú en el 2005.

Vivió experiencias de investigación importantes, entonces, ninguna relacionada con la administración pública, hasta que ingresó al Concytec. Allí se dio cuenta del impacto que tenía trabajar en el Estado, pues se hacen muchas cosas que no se podían hacer en el ámbito privado. “Fui muy feliz, me sentí totalmente realizada”, rememora.

Glaciares y montañas

Con todas las lecciones aprendidas durante ese quinquenio, Gisella asumió en agosto del año pasado la presidencia ejecutiva del Inaigem. Un reto, dice ella, pues quiere que esta entidad pública de investigación apunte a desarrollar estudios de alto nivel sobre temas que le han sido encomendados.

“Quiero llevar al Inaigem a otro momento de su historia, que sea el instituto directamente relacionado con la problemática del cambio climático sobre la naturaleza. Tiene que producir información para que otros decisores diseñen políticas públicas que impacten en todos los peruanos, pero también en el mundo”.

En ese afán está Gisella, una mujer que nunca sintió que fuera original por ser una apasionada de la ciencia y que, además, no le gusta el “borrón y cuenta nueva” porque es de mediocres, dice. Por eso, al asumir el convenio de colaboración que firmó su antecesor con la Universidad Estatal de Ohio lo transformó, cuenta, en convenio de coparticipación en la expedición que investigará 20,000 años de los glaciares del Huascarán.

“Es un honor ser partner del jefe de la expedición de Lonnie Thompsom, reconocido estudioso de los glaciares del mundo, y participar de forma integral. El deber del Inaigem es estar en el Huascarán antes de que el cambio climático afecte la nieve y su huella histórica. Quien dirige una entidad pública es responsable de tener una visión para la institución y el servicio que debe darle al Perú”.

Hoja de vida

Estudió Biología en la Universidad Nacional Agraria La Molina.

Cursó una maestría en mejoramiento genético de plantas en la misma UNALM. Obtuvo su Ph. D. en la U. de Birmingham (Reino Unido)-1995.

Trabajó en genómica en el Centro Nacional de Secuenciación de Francia (Genoscope), donde construyó el mapa físico del cromosoma XII del arroz.

Laboró en el Instituto Nacional para la Investigación Agronómica (INRA) de Francia en el clonamiento posicional de genes de resistencia viral en plantas.