Tipo de cambio:

Compra: 3.283

Venta: 3.287


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 23

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

FOMENTO DE LA LECTURA

Punto de encuentro

La Gran Biblioteca Pública de Lima ofrece una variedad de alternativas culturales para la enorme cantidad de personas que circulan por el Cercado de Lima.

9/7/2019


Ernesto Carlín Gereda

Editor de Culturales

En la cuarta cuadra de la avenida Abancay se encuentra la Gran Biblioteca Pública de Lima. Fue la antigua sede, hasta hace unos años, de la Biblioteca Nacional (BNP) que se mudó a San Borja. María Emma Mannarelli, directora de la BNP, cuenta que al asumir su cargo vio “grandes potencialidades” en este histórico local.

Sin embargo, también anotó que para hacerla atractiva había que “salir del molde tradicional” y ofrecer algo distinto al público con un abanico interesante de actividades.



Cerca de la gente

“Acá se exige nada más que el DNI”, cuenta la funcionaria sobre el uso de las variadas salas que tiene la Gran Biblioteca Pública.

Hace notar que la ubicación es más que estratégica, pues alrededor suyo hay una numerosa población que necesita de espacios culturales y de actividades formativas. En ese sentido, desde hace un tiempo se logró que este local abra sus puertas los domingos, día en que puede ser aprovechado por una interesante cantidad de gente.

Una curiosidad que reveló es que muchos comerciantes y clientes del cercano Mercado Central suelen utilizar sus instalaciones, en especial la sala infantil para sus hijos.



“La biblioteca debe mirar a su entorno, recoger las demandas del público”, comentó Mannarelli.

Puso como ejemplo la mencionada sala infantil. Ella menciona que muchos de sus usuarios provienen de hogares donde no hay un lugar en el que ellos puedan leer con comodidad.

Un grueso de los que niños que llegan a estas instalaciones lo hacen, de acuerdo a la servidora pública, por su necesidad de estudiar. Por ello, ella subraya la necesidad de establecer lazos entre la escuela y la biblioteca.

Por ejemplo, varios centros educativos de los alrededores ponen como tarea el asistir a esta sede para investigar.



Retos

María Emma Mannarelli indicó que se enfrentan con algunos desafíos para llegar a más público. Hay más usuarios hombres que mujeres, por ejemplo.

Para igualar esta diferencia mencionó que se debe buscar actividades y libros que les sean atractivos para las lectoras.

En esa línea manifestó que se deben definir los criterios de compras, pues se debe estar en sintonía con lo que busca leer el público objetivo y lo que eventualmente necesitará.

Recalcó que un objetivo es crear empatía entre los usuarios y la Gran Biblioteca Pública. Eso se puede apreciar en la sala para personas invidentes.



Ellos cuentan con libros en braille, audiolibros y otros soportes que les permiten estar en contacto con la información como lo están los demás usuarios. Incluso se les brinda las regletas necesarias para que tomen apuntes en braille de lo que están leyendo.

La funcionaria recalcó que la Gran Biblioteca Pública de Lima cumple un rol distinto a la Biblioteca Nacional. En la primera se busca satisfacer las necesidades del público en general.



En cambio, en la segunda, se atesora la memoria bibliográfica del país. En el local de San Borja se hallan varios incunables y material muy valioso que sirve de insumo para investigaciones especializadas en diversas ramas.

Datos

10  salas de lectura cuenta la Gran Biblioteca Pública de Lima