Tipo de cambio:

Compra: 3.354

Venta: 3.355


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 19

de octubre de 2019

FORENSES DEL MINISTERIO PÚBLICO ENTREGAN CUERPOS

Piezas para contar la historia

Entre el 2005 y el 2019, los forenses del Instituto de Medicina Legal y Equipo Forense Especializado recuperaron 2,924 restos humanos y consiguieron entregar 1,815. A 64 de las víctimas, sus deudos les dieron cristiana sepultura en sus pueblos originarios. Esperaron 35 años.

10/7/2019


Son las diez de la mañana del jueves 27 de junio, y las personas comienzan a ingresar a la Catedral de Huamanga. Esta mañana se entregarán 64 restos de víctimas asesinadas en las localidades ayacuchanas de Huaychao, Uchuraccay, Carhuahuarán, Iquicha, Chuyas, Chuqui, Parccora, Pampalca, Ccano; en Huanta Tambo, Samugari, Chungui, Vilcashuamán, Lucanas; y de la comunidad de Chincho Angaraes, del departamento de Huancavelica.

Son víctimas de hechos perpetrados por las fuerzas del orden y Sendero Luminoso durante el conflicto armado interno (1980-2000). Ayacucho fue la región más golpeada por la violencia interna. El 48% de los más de 19,000 desaparecidos son de esta región. Lo siguen Junín (15%) y Huánuco (12%).



Olinda Capcha (50): A mi papá lo llevaron a la base militar. Yo tenía 14 años. Fuimos con mi mamá a reclamar, pero nos dijeron: ‘Tu papá ya salió, ya se fue. Váyanse’. Siempre supimos dónde estuvo mi padre pero no podíamos hacer nada hasta que, 35 años después, los forenses llegaron y exhumaron su cuerpo de la fosa de Ibarapata. Mi papá fue militar como el señor Ciriaco Astovilca. Fueron muy amigos y ambos sirvieron a su patria. Por esa amistad , que los unió hasta la muerte, decidimos enterrarlos juntos.

Trabajo de identificación

Entre el 2005 y el 2019 se lograron 2,012 investigaciones y procesos judiciales; 955 de ellos son por delitos de terrorismo, 1,057 son por delitos contra la humanidad. En el mismo período, los forenses del Instituto de Medicina Legal y Equipo Forense Especializado (EFE), del Ministerio Público, recuperaron 2,924 restos humanos, identificaron 2,011 individuos y entregaron 1,815 restos humanos.



Richard Astovilca (40): Yo inicié los trámites de exhumación. El 25 de septiembre de 2018 vino la prensa. Invité a las familias de otras víctimas, pero se negaron. Me programaron para la exhumación el 12 de diciembre y se llevaron el cuerpo para los estudios respectivos. Arrojaron los estudios que mi papá fue golpeado, torturado, y ultimado con un disparo en el cráneo. Mi papá era completamente inocente, no tenía nada que ver con ninguna ideología política. Por eso me atreví a iniciar el proceso. Estamos pidiendo por medio de la fiscalía los verdaderos nombres del llamado ‘capitán Pantoja’. Voy a ir hasta el final para dar con los responsables de la muerte de mi padre, Ciriaco Astovilca Cupe.

Andamarca de duelo

A media tarde, las camionetas comienzan a salir de Huamanga rumbo a distintos destinos de todo Ayacucho. Acompañamos los restos de Ciriaco Astovilca Cupe y Lucio Capcha Flores hasta el distrito de Carmen Salcedo de Andamarca, provincia de Lucanas. Son más de siete horas de viaje desde Huamanga, tomando un atajo. Más de la mitad de la ruta es solo una trocha.

Ingresando a Andamarca, las campanas de la iglesia comienzan a tañer. Después de 35 años, regresan sus hijos. Mucho dolor y sufrimiento entre los familiares de Ciriaco y Lucio. Casi todos salieron de muy jóvenes hacia Lima huyendo del terror.



Mañana soleada. Se preparan los féretros blancos para su salida. En varios puntos serán homenajeados. Van acompañados por una banda de música de estudiantes de un colegio de la zona. Su primera parada es la plaza del pueblo: la bandera los recibe flameando a media asta. Andamarca está de duelo, después de visitar la iglesia para una misa de cuerpos presentes.

Luisa Astovilca (46 años): En febrero de 1983, mi padre me llevó a Lima para que esté segura. Pude volver al año siguiente. Pero mi pueblo ya no era pueblo: la gente estaba viviendo en el monte, en las chacras, escondida por miedo a los terrucos. La primera vez que ingresó el terrorismo a Andamarca, fue en 1983. Atacaron la comisaría el día de Santa Rosa. La policía estaba tomando por su día. Y en noviembre mataron en la plaza a siete pobladores. Mi padre sirvió a su patria, fue militar. De él aprendí su honestidad, a ser trabajador. Me hizo mucha falta mi padre hasta el día de hoy, desde ese 15 de setiembre de 1984 que se lo llevaron las fuerzas de orden. En la madrugada del día siguiente llevaron a mi padre a Ibarapata, que está a 20 minutos. Ahí lo victimaron. Desde ese día, 35 años después, logramos darle una cristiana sepultura.



En su camino al cementerio, se detienen en las casas donde ambos vivieron antes de ser llevados contra su voluntad. Música melancólica con arpa y violín. Es el momento más sentido del recorrido. Después de 15 minutos de caminata llegamos al cementerio. Más baile y música, como despedida final, antes de cruzar las puertas de su última morada. De pronto, comienza a llover, aunque no es tiempo de lluvias. Escucho decir que tal vez sea un mensaje; que, finalmente, han dado el paso al Uku Pacha. 

Texto y fotos: Juan Carlos Cisneros

El 48% de los más de 19,000 desaparecidos son de Ayacucho, Junín (15%) y Huánuco (12%).