Tipo de cambio:

Compra: 3.357

Venta: 3.361


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 21

de setiembre de 2019

PERSONAJE (DE) CAPITAL

Bromley, el erudito de Lima

Por cuatro décadas, el abogado e historiador Juan Bromley trabajó en la comuna capitalina. Funcionario singular, no se limitó a su labor diaria. Recopiló, investigó y publicó libros indispensables para comprender el desarrollo y la historia de la ciudad. En setiembre reeditarán su libro sobre las calles de Lima.

11/7/2019


Cuando las lengüetas de fuego trepidaban y destruían el “edificio de la corporación” de la Municipalidad de Lima, en el portal Escribanos, el hombre de mirada adusta no dudó en lanzarse –no una sino varias veces– al corazón de la hoguera.

Gesto temerario el de Juan Bromley Seminario, pero sabía que esos papeles a punto de incinerarse encerraban la historia de Lima. “Bromley tenía indicios del valor de toda esa documentación”, dice Sandro Covarrubias, jefe de la división de Biblioteca y Archivo Histórico de la Munlima. Lima es la única ciudad en Iberoamérica que ha conservado completo todos sus libros del cabildo. Uno de los artífices fue Bromley; el otro es el general Canevaro, quien, ante la inminente llegada del ejército chileno, enterró en su jardín los documentos de la urbe, pero eso es tema para otra historia.



Aquella temeraria acción del 3 de noviembre de 1923 se cita en la Enciclopedia Ilustrada del Perú (1987). Bromley, egresado de Letras y Derecho de la Universidad San Marcos, con paso fugaz de seis años por el periodismo y relacionado laboralmente desde 1919 con el ayuntamiento de Lima, “logró salvar los libros manuscritos con las actas y las provisiones en las cuales se halla la historia de la ciudad desde su fundación”, escribió el bibliógrafo Alberto Tauro del Pino.

Trabajador singular

Aunque dio sus primeros berridos en el Primer Puerto, Juan Bromley (1894-1968) fue un agudo conocedor de la limeñidad. Como funcionario de carrera de la Munlima, entre las décadas del treinta y del sesenta ocupó el cargo de secretario general: debía de firmar todos los documentos oficiales de la ciudad.

Él no se limitó a esa absorbente labor administrativa, sino que fue más allá. “Bromley fue un erudito del pasado de Lima”, aclara Covarrubias. El abogado e historiador publicó libros, artículos históricos en el Boletín Municipal (impreso editado mensualmente hasta la década del ochenta) y la revista histórica de la PUCP. Amén de transcribir varios tomos de los Cabildos de Lima del siglo XVI, tarea que lo revela como un paleógrafo completo. La transcripción le dio mucho material para su ulterior obra.



Pasajes de la limeñidad

En Virreyes, cabildantes y oidores (1944), Bromley reúne 14 historias de la ciudad. La primera narra sobre el primer reloj público de Lima. El artilugio se compró a mediados del siglo XVI por 2,200 pesos. Era “una especie de cajón o de caseta con multitud complicada de ruedas y hierros y una amplia esfera exterior”. Pero recién funcionó dos años después de su adquisición. En enero de 1559, la ciudad recién pudo escuchar el tañido del reloj. Pero al poco tiempo, fue más el desperfecto que la precisión horaria. Hasta que finalmente, ya desvencijado, se decidió botarlo “hacia la banda derecha del río [Rímac]”. Bromley escribe que el tema del reloj embargó discusiones de alcaldes y regidores limeños por 30 años, entre 1549 y 1579. Para ganas de perder el tiempo.

En El estandarte real de la Ciudad de Lima (1927), el autor cuenta que la primera vez que el cabildo limeño levantó la bandera del rey de España fue en 1541; es decir, seis años después de la fundación de la ciudad.

Su libro, La fundación de la Ciudad de los Reyes, ganó el concurso histórico municipal por el IV centenario de la Fundación de Lima (1935). En el acta del fallo del jurado, presidido por José de la Riva-Agüero, se destacó “ese trabajo de verdadero valor, redactado con conocimiento profundo y minucioso de la materia, abundante acopio de datos e interesantes noticias de útil divulgación”.



Un clásico de los estudios de la ciudad es La evolución urbana de la ciudad de Lima, que escribió en coautoría con José Barbagelata. Ve el desarrollo de la capital desde la conquista hasta 1945, cuando aparecen las primeras migraciones del campo a la ciudad. El libro fue el primero en publicar planos que eran desconocidos hasta esa fecha y también hace proyecciones sobre la ciudad venidera. Hasta hoy, el libro es material de costumbre.

Reedición en camino

En el 2005, la Munlima copió y editó en formato pdf el libro Las viejas calles de Lima, basado en los artículos que Bromley escribió entre 1964 y 1966 en los boletines municipales de Lima, en los que hace un recuento de los nombres de más de 100 calles del Centro Histórico, que fueron reemplazados a partir de 1862, cuando Lima da su primer estirón urbanístico y deja ese aire provinciano. En este setiembre, finalmente, la comuna limeña lanzará la edición física del libro. 

Del Alianza Lima y el Muni

Bromley fue presidente del club Alianza Lima entre 1927 y 1931, en el primer momento glorioso del club “íntimo” con Alejandro “Manguera” Villanueva, Juan Valdivieso, José María Lavalle, entre otros cracks. Fue él quien organizó al club íntimo y fue creador del escudo del equipo, que tiene reminiscencias con el escudo de la ciudad (comparten las tres coronas y la estrella de oro). También fue el presidente fundador del Club Centro Deportivo Municipal (1935), formado por obreros de la comuna capitalina, los que lo llaman así por su gusto por el balompié.

José Vadillo Vila