Tipo de cambio:

Compra: 3.360

Venta: 3.365


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 16

de octubre de 2019

PERSPECTIVAS

Innovación en la gestión del agua

18/8/2019


Luis Luján Cárdenas

Sociólogo y periodista

Importantes proyectos y experiencias con alto grado de inventiva y soluciones medioambientales, que bien pueden ser aplicados en cualquier parte del país mediante programas gubernamentales, fueron reconocidos y premiados el año pasado por la Autoridad Nacional del Agua (ANA). 

Por ejemplo, en Huancavelica, región andina de mucho frío y heladas, los estudiantes de secundaria del Instituto Educativo Particular Cooperativo crearon artesanalmente una terma solar casera que entibia el agua de lluvia, lo que les valió el Premio 2018.

En el Cusco, el joven ingeniero agrícola Diego Suero Sánchez y Rosario Pastor, de la Cátedra Unesco de Sostenibilidad, desarrollaron una práctica de infraestructura natural para proporcionar agua potable y saneamiento al colegio de primaria I. E. 501006, así como agua tratada para el riego de especies ornamentales y forestales, además de construir baños públicos en la plaza, ya que en las reuniones de la comunidad los asistentes defecaban y orinaban al aire libre. De esta forma se mejoró la calidad de vida de los escolares y los adultos, y se redujo la cantidad de aguas residuales arrojadas al río Hatunmayo, en la comunidad de Haparquilla, en la provincia de Anta.

En Madre de Dios, departamento agobiado por la deforestación y contaminación de los ríos debido a la minería ilegal, la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica creó un nuevo sistema de monitoreo ambiental participativo.

Y en Lima, Franz García Huazo estudió la variación temporal y espacial de la calidad del agua de niebla en el sector de Las Lomas, recurso hídrico que es captado mediante un ingenioso “atrapanieblas” rústico y de bajo costo. Esta iniciativa mejoró la salubridad, fortaleció la agricultura de subsistencia en los cerros y creó microclimas y ecosistemas de gran influencia en la vida local.

Todas estas buenas prácticas hídricas y otras tantas reconocidas y valoradas por la ANA tienen un gran valor social y demandan atención y mayor apoyo del Estado, la empresa privada o la cooperación internacional.

El talento peruano debe ser convenientemente encaminado hacia la seguridad hídrica y el desarrollo nacional.

El 15 de setiembre se cerrará la inscripción para candidatear por el Premio Nacional Cultura del Agua, que anualmente organiza la ANA. Pronto conoceremos nuevos proyectos que promuevan las buenas prácticas hídricas y ambientales en el Perú.