Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

Sólida relación diplomática

“Desde que Estados Unidos y la naciente República del Perú establecieron nexos diplomáticos en 1826, la relación se cimentó en la consolidación de las instituciones democráticas”.

20/10/2019


El encuentro entre el canciller peruano, Gustavo Meza-Cuadra, con el secretario de Estado de Estados Unidos, Michael R. Pompeo, sirvió para confirmar la sólida relación diplomática entre ambos países, tras la decisión constitucional de disolver el Congreso de la República y la convocatoria a nuevas elecciones parlamentarias para el 26 de enero próximo.

Desde que Estados Unidos y la naciente República del Perú establecieron nexos diplomáticos en 1826, la relación se cimentó en la consolidación de las instituciones democráticas, el libre comercio y la integración hemisférica. Posteriormente, el tema del respeto a los derechos humanos, la reducción en la producción y tráfico de drogas ilícitas, así como la asistencia para aliviar la pobreza, ingresaron a la agenda bilateral.

De acuerdo con la información proporcionada por el Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú, dos de los tópicos que se trataron en esa cita fueron la crisis en Venezuela y el liderazgo de Perú en el Grupo de Lima, que lucha contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Las dictaduras siempre traen desconfianza, inseguridad, problemas sociales y políticos, no solo al país afectado, sino también a la comunidad internacional.

Este es el caso del Gobierno autoritario de Venezuela, que generó inestabilidad entre los países vecinos, pobreza, hambre y el éxodo de cerca de cuatro millones de personas. La mayor parte de ellas huyen de la miseria, la desesperanza y la expansión de la delincuencia transnacional. Por eso es importante luchar por el retorno de la democracia a ese país.

En la reunión se conversó acerca de la responsabilidad del Perú en el Grupo de Lima, que impulsa la transición pacífica de Venezuela a un gobierno electo en las urnas por medio de la presión diplomática. Washington considera al Perú un país llamado a liderar ese proceso.

La seguridad, la lucha contra la corrupción y el crimen transnacional organizado también formaron parte de la conversación. Entre las naciones afectadas por el escándalo de corrupción ocasionado por la constructora Odebrecht, las investigaciones para castigar a los responsables están más avanzadas en el Perú. Por tal motivo, la comunidad internacional reconoce el compromiso del presidente Martín Vizcarra de combatir este flagelo.

Por segunda vez en este año, Pompeo reconoció los esfuerzos del Estado peruano en la lucha contra el narcotráfico y reiteró que su país continuará cooperando bajo el concepto de la responsabilidad compartida. En una visita a Lima efectuada en abril, el jefe de la diplomacia estadounidense ya había felicitado al Perú por la erradicación de 20,000 hectáreas de coca.

La cita en Washington consolida la relación entre dos democracias que comparten los mismos intereses, valores y trabajan en forma conjunta para favorecer el desarrollo de sus respectivos pueblos.