Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 15

de setiembre de 2019

LA JUVENTUD DEL SIGLO XXI

El papa Francisco y el problema de las drogas

VISITANDO EL SANTUARIO de Aparecida en Brasil, el papa Francisco denunció duramente a los traficantes del sufrimiento humano y lo hizo igualmente al visitar una comunidad terapéutica, remarcando que el adicto necesita atención, cuidado y amor como la lucha contra la dependencia química.

5/8/2013


ALEJANDRO VASSILAQUI DIRECTOR EJECUTIVO DE CEDRO


“¡Cuántos mercaderes de la muerte siguen la lógica del poder y el dinero a toda costa! La plaga del narcotráfico, que favorece la violencia y siembra dolor y muerte, requiere un acto de valor de toda la sociedad. No es la liberalización del consumo de drogas, como se está discutiendo en varias partes de América Latina, lo que podrá reducir la propagación y la dependencia de las mismas”.

Continúa, pues, las enseñanzas de sus predecesores, particularmente Benedicto XVI, al que se le entregó en la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida, un documento preparado por un grupo ecuménico de especialistas, que se convirtió en el mensaje en contra del alcohol y las drogas, el mismo que mantuvo firmemente a través de su Pontificado.

El papa Francisco, anteriormente había advertido: “el atajo fácil, el alcohol, la droga...eso es tiniebla. No tenemos idea de lo grave que es esta propuesta tenebrosa, esta corrupción que llega incluso a repartirse en las esquinas de las escuelas. Tenemos que defender a los jóvenes y a veces este mundo de las tinieblas nos hace olvidar ese instinto de defender a la juventud”.

Su Santidad hace un llamado para que aprendamos a abrazar a los necesitados, como San Francisco. Nos recuerda que en el mundo “hay muchas situaciones que necesitan atención, cuidado, amor como es la lucha contra la dependencia química. Sin embargo, lo que prevalece con frecuencia en nuestra sociedad es el egoísmo”.

El problema de las drogas es interpretado por Francisco como una violación a los derechos humanos.  Denuncia a quienes crecientemente hacen apología del consumo de drogas, mientras crece el consumo entre los jóvenes, tanto de drogas ilegales como de alcohol. 

Se debe reconocer que el problema de las drogas no es solo el problema del adicto, al que hay que rehabilitar, sino el del narcotráfico. Los gobiernos del continente deben luchar contra el narcotráfico y comprometerse con el proceso de erradicación de las plantaciones de coca ilegal con un doble objetivo: no producir drogas y liberar al campesinado de las garras del narcotráfico.

Se deben unir gobierno y sociedad civil en esta lucha sin cuartel por el continente y el Perú.