Tipo de cambio:

Compra: 3.417

Venta: 3.423


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 30

de marzo de 2020

Detección oportuna

En casos de fisura de labio o hendidura de paladar.

26/11/2019


La detección temprana de fisura de labio o hendidura de paladar durante el embarazo trae una serie de ventajas tanto para la madre como para el bebé, así como para toda la familia.

“Detectarlo a tiempo permite el fortalecimiento del vínculo materno-fetal y familiar por medio del apoyo psicológico; así también, reciben el soporte adecuado para garantizar una adaptación adecuada en su vida extrauterina, pero lo más resaltante es que garantiza una lactancia materna adecuada”, explica el cirujano plástico Dr. Walter Zegarra.

Así, la edad ideal para operar al bebé con labio fisurado es a partir de las 12 semanas de nacido, mientras que a un niño con paladar hendido se le puede intervenir a partir de los 6 meses.

“Mediante sus controles prenatales, el especialista en ginecología y obstetricia puede arribar al diagnóstico de paladar hendido mediante una ecografía transvaginal, en la que se visualiza todas las estructuras del rostro. El paladar debe estar bien formado a las ocho semanas de gestación, si esto no se da en este tiempo, entonces no se terminó de formar bien y da lugar a un paladar hendido”, explica Zegarra.

Agregó que en el caso del labio fisurado, este puede detectarse por medio de una ecografía alrededor de la semana 12 o 13 de embarazo.

Si una ecografía prenatal muestra una hendidura, el médico podría ofrecer hacer un procedimiento para tomar una muestra de líquido amniótico del útero (amniocentesis). El análisis de líquido puede indicar que el feto ha heredado un síndrome genético que puede causar otros defectos congénitos; sin embargo, la mayoría de las veces se desconoce la causa de labio fisurado y hendidura del paladar.