Tipo de cambio:

Compra: 3.417

Venta: 3.423


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 30

de marzo de 2020

Experiencia sanitaria

“Con esta experiencia, podemos decir que el Estado posee las condiciones para dar respuesta inmediata a una emergencia de tales características. Ello no implica que bajemos la guardia”.

10/2/2020


Las enfermedades endémicas surgen principalmente debido a características climáticas o a la conjunción de factores temporales, como lluvias torrenciales u olas de calor. Su aparición genera la reacción inmediata del Estado para evitar que cualquier mal avance, y con ese propósito, los diversos estamentos gubernamentales movilizan elementos de sanidad para proteger de manera adecuada a la población.

Y esa reacción ahora podemos verla con el Gobierno al haber dispuesto la emergencia sanitaria en las regiones Loreto, Madre de Dios y San Martín para contener el brote del dengue, evitar su transmisión y asegurar la atención adecuada a las personas que se encuentran afectadas por la enfermedad.

La ministra de Salud, Elizabeth Hinostroza, ya anunció que las acciones incluyen campañas de información, fumigación, diagnóstico, observación, tratamiento y control.

La población también está consciente de su papel y facilita el recojo de objetos en desuso que acumulan agua y posibilita la fumigación de inmuebles, todo con el objetivo de controlar la aparición del zancudo Aedes aegypti, causante del dengue.

Por el lado del Gobierno, ya se cuenta con la participación de inspectores domiciliarios y de fumigadores, mientras que los establecimientos de salud están listos para recibir a los posibles pacientes que buscan atención inmediata, oportuna y de calidad.

El Perú tiene amplia experiencia en controlar esta clase de situaciones. Aún recordamos la epidemia del cólera en 1991, cuando apareció en el Norte chico, extendiéndose rápidamente a las ciudades de Chimbote, Piura, Callao, Lima y, posteriormente, a casi todas las regiones. Y si bien en aquel año enfrentamos serias dificultades económicas, la epidemia fue adecuadamente manejada, controlada y la letalidad fue una de las más bajas del mundo.

La presencia del Aedes aegypti en sectores de clima tropical además ha sido un elemento negativo porque su picadura ha sido causante no solo del dengue, sino también de la chikungunya y el zika.

Sin embargo, todas estas emergencias también han sido correctamente asumidas por las autoridades sanitarias a nivel de campañas informativas, control de riesgos y atención médica de los enfermos.

En años recientes, el país sufrió la aparición de casos del síndrome de Guillain-Barré, también muy bien controlado al punto que la situación no pasó de emergencias declaradas por un máximo de 90 días. Y este año, el Ministerio de Salud activó los protocolos necesarios para identificar cualquier síntoma del coronavirus en todos los establecimientos de salud con los insumos de detección y de bioseguridad necesarios.

Con esta experiencia, podemos decir que el Estado peruano posee las condiciones requeridas para dar respuesta inmediata a una emergencia de tales características. Ello no implica que bajemos la guardia; por el contrario, la atención y prevención deben ser los pilares que guíen las acciones de las autoridades sanitarias.