Tipo de cambio:

Compra: 3.417

Venta: 3.423


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 30

de marzo de 2020

ENFOQUE LABORAL

Indemnización por despido en el sector agrario

12/2/2020


Germán Serkovic

Abogado laboralista

La Ley N° 27360 disponía que la indemnización por despido aplicable a los trabajadores de la actividad agraria se calculaba a razón de quince remuneraciones diarias –medio sueldo– por año de servicios, con un límite máximo de ciento ochenta remuneraciones diarias; esto es, seis sueldos.

Recientemente, el Decreto de Urgencia N° 043-2019 incrementó las indemnizaciones por despido arbitrario de los trabajadores del sector a 45 remuneraciones diarias –un sueldo y medio por año– con un tope de 360 remuneraciones diarias, doce sueldos. Tal modificación en el cómputo de las indemnizaciones, vigente desde el 1 de enero del presente año, pretende equiparar su cuantía a la que le correspondería a un trabajador del régimen laboral común de la actividad privada. Sin embargo, hay que hacer algunas precisiones. 

La indemnización agraria, en su versión primigenia, era menor, puesto que la remuneración por tomar en cuenta –la RD– era sustancialmente más alta que la normal al incluir a las gratificaciones y a la compensación por tiempo de servicios. Esta inclusión se aleja de las normas generales. En el régimen laboral común, la indemnización se determina con base en la remuneración ordinaria mensual, excluyéndose a las gratificaciones y, por supuesto, a la CTS.

Partamos de un ejemplo para observar las diferencias que plantea el nuevo cálculo. Un empleado de la actividad privada que es despedido sin causa al año de servicios y que percibe la remuneración mínima –930 soles– obtendrá en concepto de indemnización un sueldo y medio, a saber, 1,395 soles. En el mismo supuesto, un trabajador del sector agrario percibirá 45 remuneraciones diarias. La actual remuneración diaria equivale a 39.19 soles, por lo que el monto total alcanzaría los 1,763.55 soles.

No se alcanza a comprender la lógica del tratamiento vigente de la indemnización agraria, en el intento de conseguir una legislación especial más acorde con la del régimen común, curiosamente se logró lo contrario, una indemnización significativamente más elevada.