Tipo de cambio:

Compra: 3.417

Venta: 3.423


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 30

de marzo de 2020

Plan concertado de ayuda

“Es una responsabilidad que deberá asumirse con los gobiernos regionales, municipios provinciales y distritales, a fin de educar en la prevención a las poblaciones asentadas en las zonas altamente vulnerables”.

12/2/2020


Los imponderables pueden surgir en determinadas coyunturas y las autoridades tienen la oportunidad de mostrar su competencia al dar una respuesta rápida y efectiva en el manejo de crisis. Y el Perú, debido a su ubicación geográfica y características estacionarias, usualmente enfrenta consecuencias generadas por fenómenos climáticos registrados en distintas regiones de manera simultánea, tal como sucede en este verano.

La presencia de los ministros en diversos puntos del país perjudicados por intensas precipitaciones pluviales, desbordes de ríos, deslizamientos de tierra, interrupción de carreteras y brotes de enfermedades como el dengue, revela que el Poder Ejecutivo ha dispuesto un accionar inmediato a fin de amortiguar los efectos de la temporada de lluvias, sobre todo en aquellos sectores donde se localiza población de escasos recursos.

El desplazamiento de los integrantes del equipo ministerial no ha sido improvisado. De hecho, cada titular de sector ha acudido con maquinarias para despejar vías de comunicación, módulos de vivienda temporal para damnificados, personal especializado en fumigaciones, especialistas sanitarios en el manejo de enfermedades endémicas, entre otros. Ello comprueba que la previsión ha sido un factor preponderante al momento de disponer el apoyo estatal a la gente.

Es bien sabido que la estación veraniega acarrea este tipo de contingencias naturales cada año. En esta oportunidad, el Ejecutivo no se dejó sorprender y diseñó un esquema técnico para que cada ministro encabece una campaña de ayuda rápida, lo cual observamos ahora como un despliegue importante de autoridades del Gobierno central, las que trabajan en forma concertada con representantes regionales, provinciales y distritales.

El presidente de la República, Martín Vizcarra, dio directivas puntuales a su equipo de ministros para una tarea que requiere conjunción de esfuerzos; de ocurrir lo contrario, el accionar aislado de un solo ministerio podría generar frutos poco alentadores. Por ello, el Jefe del Estado se ha trasladado a varias provincias afectadas a fin de coordinar y disponer las acciones de atención.

De la capacidad de respuesta oportuna, coordinada y descentralizada es que depende el logro de resultados con la mitigación del impacto y los daños a las comunidades y regiones. Esa es la estrategia con la cual el Poder Ejecutivo está asumiendo la intervención ante las emergencias que las crecientes lluvias e inundaciones están ocasionando.

Y a las intervenciones oportunas de las diferentes carteras ministeriales se suma también otro de los necesarios y urgentes componentes de la prevención: la reubicación de las poblaciones en riesgo. Una responsabilidad que, como toda labor articulada, deberá asumirse estrechamente con los gobiernos regionales, municipios provinciales y distritales, a fin de educar en la prevención a las poblaciones asentadas en las zonas altamente vulnerables. Debemos tener siempre presente que la prevención para menguar el impacto de la naturaleza es una tarea compartida.