Tipo de cambio:

Compra: 3.417

Venta: 3.423


Año de la Universalización de la Salud
LUNES 30

de marzo de 2020

LABOR SOCIAL

20 años sonriendo

Seis mil 118 pacientes han sido operados por Operación Sonrisa Perú, en 109 “misiones” médicas. Todas las cirugías reconstructivas y tratamientos tienen costo cero para los pacientes y sus familiares.

13/2/2020


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Antes, señor, era diferente. Cuando en 1987 nació Merie Jeshua, la hija de María Teresa Cabanillas, no se sabía que venía una niña así; simplemente, llegaba.

Cuando la tuvo en brazos, María Teresa se dio cuenta que la bebé tenía el labio leporino y empezó su peregrinación por toda Lima buscando dónde operar a su hija. Fue en esos trajines que, mediante una asistenta social, se enteró del trabajo de la organización Operación Sonrisa Perú (OSP).

Así que las siguientes operaciones y tratamientos de Merie Jeshua, a partir de los 8 años, serían por medio de OSP. A los 13 años, le hicieron la rinoplastia; después, los peelings. Todas las operaciones se las practicaron en el hospital María Auxiliadora. ¿Cuánto me irá a costar?, se preguntaba la mamá, pero el costo fue cero. Inclusive le hacían obsequios de pijamas y leche para la niña.

Después, señor, la vida siguió como siempre: Merie Jeshua se casó, se embarazó y, al quinto mes, va emocionada a ver la ecografía 4D de su bebé y para ella fue algo muy triste: Lucca Mateo tendría labio leporino, ¡Ella se echaba la culpa! Su esposo dijo, vamos a afrontar los dos. Era un niño muy esperado. Los médicos le han explicado que son hechos aislados donde madres e hijos tienen las patologías de labio fisurado y/o paladar hendido.



Y Merie Jeshua, ahora en su rol de mamá, se reconectó con OSP. La abuela toma la palabra: así que desde el vientre, Lucca Mateo ha sido atendido por Operación Sonrisa.

Primero, le dieron la terapia de pareja a los papás. A los tres meses, los médicos de OSP llevaron a Lucca por vez primera a sala de operaciones; a los 11 meses, fue la operación del paladar. El niño volvió al quirófano al año y a los dos. A la par ha seguido los controles y la terapia (ahora con el odontopediatra). Abuela y madre están orgullosas: el niño habla muy bien, solo le falta una operación más. Dice María Teresa Cabanillas: para nosotros son como ángeles. Estamos muy agradecidos.

***

En el mundo, cada tres minutos nace un niño con labio fisurado y/o paladar hendido. Otra estadística más dura señala que uno de cada 10 de estos niños muere antes de cumplir el primer año.

Claudia Tudela, directora ejecutiva de OSP, explica que un niño necesita entre 5 y 8 cirugías reconstructivas para verlo plenamente sonreír, como en estas fotografías.

Desde 1999, esta organización ha tratado a 6,118 niños, gracias a las donaciones de empresas y particulares, al apoyo voluntario de médicos y especialistas y las alianzas estratégicas con los hospitales del Ministerio de Salud que facilitan las salas donde se realizarán las misiones médicas.

Con su trabajo, Operación Sonrisa ha logrado ahorrar más de 4.5 millones de dólares, en beneficio de estas familias: en el mercado nacional, las cirugías reconstructivas de labio y/o paladar hendido tienen un costo aproximado de 2,000 dólares.

Tudela cuenta que inicialmente eran solo “misiones extranjeras”, que se realizaban una vez al año. Con el transcurso de los años, se ha involucrado a muchos médicos voluntarios peruanos, que en la actualidad suman más de 200 de especialidades como cirugía plástica, anestesiología, pediatría, odontología, terapia de lenguaje, psicología y nutrición.

Todo ello ha permitido el aumento de las frecuencias de las “misiones”. La meta para este año de OSP es realizar 300 a 350 cirugías en Lima, Piura, Trujillo, Arequipa, Cusco, Puno, Piura, Iquitos y, por vez primera, llegar a Chiclayo.

***

La tasa en el Perú señala que 1 de cada 500 nacidos vivos tiene labio fisurado y/o paladar hendido. Hay países como China o Filipinas donde la frecuencia es de 1 en 400 o 1 en 350, respectivamente.

“No hay una razón específica, no se ha descubierto que le produce esta patología, pero sí tiene que ver con los niveles socioeconómicos bajos o la falta de ingesta de ácido fólico”, dice José Núñez Castañeda, uno de los cirujanos voluntarios del programa.



De acuerdo con las estadísticas que maneja Operación Sonrisa, el 50% de los niños nacen con problemas de labio y paladar fisurado; otro 20%, solo de paladar, y el 30%, solo labio fisurado.

Núñez explica que los casos de alteración genética son casos que normalmente tratan de no atender por síndromes, por las dificultades que se podrían presentar.

Este tipo de operación parece sencilla, pero un cirujano necesita de mucho entrenamiento y seguridad; por ello, OSP –que es un brazo de Operación Sonrisa, presente en 40 países–, se basa en un estricto control de protocolos y de seguridad para el paciente. El cirujano plástico primero va a las misiones como “observador”; después asistirá en la mesa y pasan varios años (hasta cinco) para que domine y pueda “llevar una mesa quirúrgica”.

“Lo que es un milímetro de falla en el recién nacido se convertiría en medio centímetro en el adulto. Se necesita una exactitud milimétrica y cronométrica”, explica Núñez Castañeda.

Y en cuanto al número de casos, Claudia Tudela recuerda que fluctúan las operaciones entre 130 y 450 al año. Todo depende de la recaudación, las oportunidades para poder realizar las operaciones y el espacio que nos brinden los hospitales”, dice la vocera.

***

Lo que diferencia a OSP de otras organizaciones altruistas es el seguimiento. El lema es “jamás se abandona un paciente”. Entonces el niño puede ser evaluado a la semana, ante cualquier problema posoperatorio. Si el caso lo amerita, regresa un equipo completo a evaluar su evolución al mes y al año. Si es necesario, inclusive se le trae a Lima.

El gran proyecto de OSP es abrir el primer Centro de Atención para el Paciente con fisura labiopalatina, con el fin de que todas las consultas, chequeos y terapias se realicen en un mismo espacio en Lima, para facilidad de sus pacientes.

PUNTO X PUNTO

Entre los 3 y 6 meses se debe realizar la primera ciru meses, se revisa el paladar. A los 5 años se puede hacer la corrección de algún defecto a nivel nasal.

Por protocolo, a los 8 años ya se hace el injerto alveolar a quienes tienen algún defecto en la encía. Luego, de adolescente, la rinoplastia o el tratamiento de la nariz fisurada, para que queda más simétrico.

Cifras

750 dólares puede costar a unapersona o empresa apadrinar una cirugía.

45 minutos, en promedio, dura una cirugía de labio.