Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

A TODA MARCHA

Kimberly García asegura tener la madurez deportiva para ganar medalla olímpica

La marchista llegará en su mejor nivel a pelear por un lugar en el podio de Tokio 2020.

22/7/2020


Juan Sánchez Ortega

jsanchez@editoraperu.com.pe

Kimberly García cree que un deportista alcanza la madurez al estar cerca del objetivo trazado, tal como ella se aproxima cada vez más al nivel óptimo para alcanzar la medalla en los Juegos Olímpicos Tokio 2020, su segundo certamen máximo en su carrera deportiva.

Kimberly se muestra tímida al hablar. La sonrisa es su peculiar escape al nerviosismo, característica inherente que desaparece en las pistas, donde muestra firmeza y una personalidad de temple para brillar en la marcha atlética.

Nacida en Huancayo, la deportista espera con ansias retomar los entrenamientos después de permanecer más de cien días en aislamiento social. No obstante que es una de las exponentes clasificadas a los próximos Juegos Olímpicos, siente que no tiene el trato debido, ya que no existe una comunicación fluida con las autoridades deportivas para saber sobre la fecha exacta del retorno a los trabajos.

“En realidad, no hay una comunicación directa entre la federación y los deportistas. Solo nos enteramos por las redes oficiales. He tratado de contactarme con el IPD de Huancayo para saber sobre nuestra situación aquí, en provincia, pero no he tenido respuesta de nadie. Me encuentro en el limbo. Solo nos queda esperar”, manifiesta la atleta.

Ella tiene una solución para que los tres exponentes del atletismo clasificados a Tokio 2020, instalados en Huancayo, entrenen sin correr el riesgo de contagiarse del covid-19 . En la Ciudad Incontrastable hay tres estadios y pueden ejercitarse en cada uno de ellos.

Hasta hoy la marchista olímpica trabaja en casa sobre una faja corredora. Allí camina entre 12 y 13 kilómetros, distancia cercana a los 15 kilómetros que transitaba a diario antes de la cuarentena.



El reto de su vida

La necesidad de empezar los trabajos cuanto antes se hace urgente porque el inicio de los Juegos Olímpicos Tokio 2020 está a la vuelta de la esquina. Este certamen lo toma como un reto en su vida deportiva por la misma situación de que vive, pero ello no le quita las ilusiones de subir al podio.

“Desde muy pequeña siempre soñé con clasificar a unos Juegos Olímpicos y lo logré. Ahora, en Tokio 2020, buscaré subirme al podio, ya sea por la medalla de oro, plata o bronce. Estoy convencida de que cada vez estoy más cerca de alcanzar ese gran objetivo. Veo que mi entrenamiento está marchando bien; la parte mental y psicológica está fuerte. Me siento segura de que pelearé por una presea”, asegura.

Kimberly tiene en su madurez una de las arpara concretar la hazaña olímpica. Ya estuvo en los Juegos Río 2016, donde adquirió la experiencia para afrontar su segundo certamen máximo. A eso se suma que ahora cuenta con el apoyo económico de la empresa privada y el respaldo del Instituto Peruano del Deporte (IPD), que le permite trabajar con la mente puesta en mejorar.

“De hecho que llegué a Río 2016 con las ganas de posicionarme en un buen lugar. No pude, pero gané demasiada experiencia. A diferencia de mi primera vez, a Tokio 2020 voy con el apoyo de la empresa privada y del IPD. A todo eso tengo que decir que he alcanzado una madurez importante. ”.

Futuro incierto

La también medallista de plata en los Juegos Panamericanos Lima 2019 no piensa más allá de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. No sabe si después, la marcha atlética seguirá siendo su prioridad. En su cabeza ronda la idea de darle más cabida a su desarrollo como administradora y una especialidad en la gastronomía, dos carreras que estudia y lo lleva a la par con su disciplina, aquella que la acompaña desde hace 21 años.

Pase lo que pase, Kimberly quiere que la gente siempre la recuerde como una deportista que ama representar al Perú y que está dispuesta a entregarse por completo para engrandecer su nombre.