El Peruano
Segunda Etapa. Año 5. Edición Nº 285 Miércoles 10 de octubre de 2018
ECONÓMIKA
JOVEN PERUANO LOGRA ÉXITO CON LA BIOTECNOLOGÍA EN CHINA

Salud y juventud

Alcanzar un alto nivel de inmunidad y retardar el envejecimiento de las personas parece una tarea imposible, pero Jorge Cuyubamba, un peruano de 27 años, parece estar en ese camino con las investigaciones de su empresa Biolatin en China. Escribe: Julio Panduro Chamorro
Revertir el envejecimiento es un anhelo del ser humano desde hace siglos y hoy, gracias a la ciencia, se están alcanzando avances significativos que lo pueden convertir en uno de los negocios más caros en el futuro.
Diversificar negocios
Jorge Cuyubamba es un convencido de la diversificación de los negocios: no solo se ha dedicado a la investigación científica, sino también a la exportación de alimentos con alto valor agregado y a la producción de películas, con el soporte de familiares, a los que ha llevado a China y los apoya en su formación especializada. De esa manera, sus primos se están profesionalizando en cada uno de los cinco rubros que desarrolla la Cámara de Comercio Biolatin: la ya mencionada biotecnología, el avance aeroespacial, la energía solar o eólica y fusión nuclear, la inteligencia artificial, el cine y el entretenimiento.

Puede sonar a ciencia ficción, pero en Corea del Sur o la República Popular China no lo es tanto. Precisamente, Jorge Cuyubamba, joven emprendedor peruano, obtuvo interesantes productos gracias a las pesquisas científicas de su empresa, Biolatin, y de la cámara de comercio que ha fundado en el gigante asiático.

Con sede en Hong Kong, Biolatin ya realiza transferencia tecnológica en alimentos e insumos bioquímicos con alto valor agregado y tiene en California Life Company, una división de la todopoderosa Google, a su principal competidor.

El rubro aún es incipiente en el Perú porque la reversión de la vejez solo se queda a nivel cosmético, con productos como la baba de caracol o las ceramidas; por ello, la idea de Cuyubamba es masificar el rubro en tierras peruanas y conseguir socios corporativos para captar un mercado potencial de millones de dólares.

Persistencia

Alcanzar estos logros no fue fácil. El joven peruano inició una carrera de medicina en Lima, pero sus ansias de investigación quedaban truncas por la falta de apoyo y financiación.

Ello le obligó a mirar a otros países; de hecho, la prestigiosa Harvard y la Universidad de California en Los Ángeles lo aceptaron como estudiante, pero, debido a sus altos costos, desistió de ir a Estados Unidos.

LAS GANANCIAS SE INVIERTEN EN MÁS INVESTIGACIONES. LA EMPRESA QUE CONSIGA EL PRODUCTO QUE DETENGA EL ENVEJECIMIENTO, SERÁ LA GANADORA DE ESTA CARRERA.

Fue entonces que dirigió su mirada a Asia, donde la biotecnología tiene importantes avances y optó por estudiar mandarín para postular a las universidades de Tsinghua (Beijing) y Sun Yat-sen (Cantón), especializadas en ingeniería genética.

Tras obtener una beca del Instituto Confucio para proseguir estudios del idioma en Shanghái, durante una jornada académica expuso su proyecto de reversión de la vejez con el cultivo de células rojas y un empresario chino del Fooding Group lo contactó y le ofreció financiar su proyecto.

Socios

Mediante este consorcio, Cuyubamba conoció a otras compañías similares, como CSPC y Liwei, y cada vez más se fue involucrando en el rubro. Ahora, con las investigaciones desarrolladas, han impulsado la venta de productos anticancerígenos, con un nivel de efectividad de 80%, como Duomeisu, ya existente en el mercado.

¿Es rentable este negocio? Cuyubamba sonríe y menciona que cada compañía dedicada al rubro de biotecnología mueve como mínimo 600 millones de dólares anuales.

“La mayor parte de las ganancias se invierten en más investigaciones. La empresa que logre el producto que revierta o detenga el envejecimiento, será la ganadora de esta carrera y revolucionará el mundo”, puntualiza.●